{Lesmes celebra la presencia del Rey en Barcelona: «Simboliza la unidad del Estado» | Canarias7

El Rey, junto al presidente del CGPJ y la ministra de Justicia, este lunes tras la entrega de despachos en Barcelona de la LXX promoción de la Escuela Judicial. / ep

Lesmes celebra la presencia del Rey en Barcelona: «Simboliza la unidad del Estado»

Felipe VI llama a reforzar la estabilidad, mientras el presidente de la Generalitat reivindica la autodeterminación y la amnistía

CRISTIAN REINO Barcelona

El rey Felipe VI viajó este lues a Barcelona, su sexta visita en lo que va de año, en la que volvió a presidir la entrega de los despachos a los nuevos jueces, tras dos citas de ausencia, y encabezó la ceremonia del 250º aniversario de la patronal Fomento del Trabajo. El jefe del Estado ha recuperado su agenda catalana para tratar de normalizar su presencia en Cataluña.

La normalización, no obstante, aún está lejos. Los eventos a los que acude el monarca tienen que blindarse al público en la capital catalana, si bien este lunes, a diferencia de otras ocasiones, ni siquiera hubo convocatoria de protestas por parte de las fuerzas independentistas. El Govern, además, sigue aprovechando la presencia del monarca para escenificar que las relaciones con la Jefatura del Estado aún no son como las de otra comunidad autónoma. Así, Aragonès y el Gobierno catalán en pleno plantaron al Rey en el acto de los jueces, con toda la cúpula del poder judicial, mientras que el presidente de la Generalitat sí acompañó a Felipe VI en la entrega de los premios Carles Ferrer Salat, organizada por la patronal catalana. Estaba lo más granado del empresariado catalán, así como la ministra Raquel Sánchez y los presidentes de Aragón y la Comunidad Valenciana. Aragonès ya no planta por norma al Rey en Cataluña y desde que fue investido ha coincidido con Felipe VI en algunos actos y ha dejado de ir a otros, casi al 50%. Este lunes, como en el Mobile, el presidente de la Generalitat no salió a recibir a la puerta del MNAC al jefe del Estado. En cambio, ambos se sentaron en la misma mesa, junto a líderes empresariales y autoridades locales.

«Es fundamental fortalecer la estabilidad y certeza que demandan las economías desarrolladas», según el Rey

En su discurso por la mañana en el acto de entrega de los despachos a los nuevos jueces, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, destacó la «enorme fuerza simbólica» de que el Rey volviera a presidir la ceremonia. Su presencia tiene «un profundo significado constitucional», afirmó. La justicia, dijo, se administra en «nombre de quien simboliza la unidad y permanencia de nuestro Estado, conjugándose en la fórmula constitucional las ideas de soberanía y unidad de nuestra nación», aseguró. Lesmes celebró la presencia del Rey en el acto, pues desde 2018 no lo había hecho. En 2019, el Gobierno, ante la sospecha de que el evento podía coincidir con la sentencia del 'procés' y podía haber disturbios, recomendó al Rey no acudir. Vetó su presencia, según le acusaron desde la oposición, lo que se interpretó como una cesión a los independentistas. La pandemia y el enfado aún existente con el Gobierno por lo del año anterior llevó a la cúpula judicial a organizar el acto en 2020 en Madrid y en pequeño formato. Lesmes quiso dar toda la «relevancia» a la presencia de Felipe VI, en plena polémica por los choques entre el poder Ejecutivo y el judicial en torno a los nombramientos de la nueva cúpula del CGPJ, que no se acaban de producir, y tras el controvertido acuerdo entre PP y PSOE para la renovación del Tribunal Constitucional y el Tribunal de Cuentas.

El Rey loa a los empresarios

Felipe VI, por su parte, reivindicó la independencia del poder judicial español. «Independencia e imparcialidad. Nuestra norma fundamental subraya esta garantía en su artículo 117 cuando establece que la justicia se administra por jueces y magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley», afirmó.

El Rey cerró filas con el poder judicial. «La nuestra, una sociedad plenamente democrática como es la sociedad española, solo puede desarrollarse en paz y concordia si cuenta con un mecanismo independiente y neutral», aseguró. Por la tarde, ante los empresarios, el monarca llamó a «fortalecer siempre el marco de estabilidad, certeza y confianza que demandan las economías desarrolladas». «Esta estabilidad es posible gracias a una seguridad jurídica que ofrezca certeza a las inversiones y decisiones empresariales», dijo. Habló en lengua catalana y tuvo palabras de elogio al mundo empresarial catalán, que «siempre mira al futuro firmemente comprometido con su tierra y con el conjunto de España».

Aragonès, mientras, reivindicó a Cataluña como una «nación» y ante el Rey defendió el derecho a la autodeterminación y la amnistía para «resolver el conflicto». El presidente de la Generalitat abogó por el modelo escocés e instó al Gobierno a «emprender un proceso de negociación» para «hacer posible lo que es posible en Escocia».

Los empresarios, por primera vez en mucho tiempo, centraron sus discursos en las cuestiones económicas, obviando el 'procés', que ya dan por amortizado.