Ana María Cameno, conocida como La Reina de la Coca, a su llegada a los juzgados. / ISABEL PERMUY

La «reina de la coca» condenada a 16 años de cárcel y 21 millones de multa

La Audiencia Nacional castiga a Ana María Cameno por dirigir una red de narcotráfico a gran escala junto a otros 11 acusados y transferir las ganancias ilícitas a Panamá

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

La Audiencia Nacional ha condenado a Ana María Cameno, conocida como la «reina de la coca», a 16 años de prisión -12 años por un delito contra la salud y cuatro más por blanqueo de capitales- y al pago de una multa de 21,2 millones de euros como principal acusada de dirigir una red de tráfico de drogas a gran escala con presencia en diferentes puntos de España.

Cameno, que se enfrentaba a una petición de la Fiscalía de 25 años de cárcel, y los otros 11 condenados por el tribunal a penas de entre cuatro y nueve años de cárcel fueron detenidos este lunes por orden del órgano juzgador para evitar su fuga.

La sentencia a la que ha tenido acceso este periódico, de 97 páginas y que ha sido dictada por la Sección Segunda de lo Penal, detalla las actividades de esta red desde que la Fiscalía Antidroga inició sus pesquisas en 2013 tras detectar que Cameno, que ya había estado vinculada a distintas operaciones de narcotráfico, «continuaba desarrollando» este negocio ilícito con proveedores de origen colombiano.

La llamada «reina de la coca», nacida en Burgos hace 51 años y que construyó una red sin padrinos, fue detenida el 26 de septiembre de 2014 en la Línea de la Concepción (Cádiz), acusada de dirigir la distribución de cien kilos de cocaína en distintos puntos de España. Además del delito contra la salud pública, la Audiencia le juzgó por blanquear millones de euros en el paraíso fiscal de Panamá a través del «chiringuito financiero» Bandenia, radicado en la localidad madrileña de Las Rozas.

Estructura societaria

Esta operación supuso la desarticulación de una presunta red de narcotraficantes de la que Cameno era la cabecilla y que había montado una estructura societaria para ocultar las ganancias ilegales en productos financieros y mediante transferencias al país americano.

Durante el juicio, el fiscal situó a Camena en la cúspide del grupo, ya que «mantenía contactos regulares tanto con suministradores como con los encargados del transporte», mientras que su pareja «se ocupaba de los pagos correspondientes a las ventas de esta sustancia, así como de los contactos con la red que garantizaron la ocultación» de las ganancias.

Tras su detención, el 31 de julio de 2014, los agentes entraron en el chalé de la narco de las afueras de Madrid y la arrestaron junto a su pareja. En su coche hallaron 20 kilos de cocaína y un kilo más en otro registro de su casa rural en Medina del Campo (Valladolid). La operación de la Guardia Civil se extendió de forma posterior a las localidades madrileñas de Las Rozas, Miraflores y Boadilla del Monte, y también a Cádiz. Hubo 20 detenidos, 100 kilos intervenidos y 148.000 euros incautados.