Puigdemont lanza la campaña electoral catalana con un multitudinario acto en Perpiñán

29/02/2020

El expresidente de la Generalitat busca darse un baño de masas muy cerca de Cataluña pero sin llegar a cruzar la frontera española por temor a ser detenido

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, dará hoy el pistoletazo de salida a la precampaña de las elecciones catalanas, previstas para este año aunque Quim Torra no ha desvelado aún si serán antes o después del verano. Lo hará interviniendo en un acto en Perpiñán (Francia), organizado por el Consejo para la República, en el que está previsto que asistan entre 50.000 y 70.000 personas. El mitin, que tendrá lugar en el parque de las exposiciones de la ciudad gala, será la primera gran movilización independentistas de este año.

Ha sido convocada para reivindicar la política de internacionalización del ‘procés’ puesta en marcha por el expresidente. En concreto, para «celebrar la victoria» que para el independentismo ha supuesto que Puigdemont, Comín y Ponsatí, los tres que intervendrán en el acto, hayan conseguido ser reconocidos como eurodiputados. «Será un acto en el que estarán representadas todas las voces del exilio y la represión», según la organización. En el Consejo para la República, que organiza el mitin político, están representados todos los sectores del independentismo, pero a la postre se ha convertido en una plataforma capitalizada por Puigdemont.

El expresidente de la Generalitat, al que sectores de su partido, le piden que sea el próximo candidato a la presidencia de la Generalitat, hará hoy una demostración de músculo, para presionar a ERC, y se dará un baño de masas, que ya empezó ayer, con su llegada de víspera a la ciudad gala, muy próxima a la frontera y que desde el independentismo catalán es conocida como la capital de la Cataluña Norte, la Cataluña francesa. Podría además dar alguna pista sobre sus planes para las elecciones. «Hemos entrado a Cataluña», dijo ayer Puigdemont a su llegada a la ciudad del sur de Francia. «Muy contentos de volver a pisar tierra catalana», expresó al llegar a Perpiñán junto a Clara Ponsatí. Por la tarde, fue agasajado con todos los honores por el USAP, el conjunto local de rugby que jugaba un partido de la liga francesa. «Estar en Cataluña, acompañado de Comín y Ponsatí, es un honor inmenso», dijo en el estadio Aimée Giral de Perpiñán.

Fue su particular versión del célebre ‘ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí’ (ciudadanos de Cataluña, ya estoy aquí) que hizo pasar a la historia Josep Tarradellas, en 1977 desde el Palau de la Generalitat, tras regresar de 40 años en el exilio. Pero Puigdemont ni regresa del exilio ni lo hace a Cataluña, pues se queda a una hora en coche de su casa en Girona y a 32 kilómetros de la frontera. De cruzar el límite fronterizo, sería detenido para ser juzgado por un delito de sedición y de malversación. Se lo recordó ayer el exprimer ministro francés, Manuel Valls. «No Carles... estás en Francia, una República, una e indivisible... Estás protegido por tu inmunidad parlamentaria, pero no eres bienvenido allí... Vas hacer una provocación con respecto a España, un estado de derecho y una hermosa democracia con los valores de la UE», apuntó el concejal en el Ayuntamiento de Barcelona.

Puigdemont estará este sábado acompañado por toda la plana mayor de JxCat, que desplaza a la ciudad francesa a todos sus diputados en el Congreso, en el Senado y en el Parlament, además de los consejeros y encabezando la delegación el presidente de la Generalitat. Tras el acto de la mañana, que empieza a las doce, el presidente de la Generalitat «recibirá oficialmente» en la Casa de la Generalitat de Perpiñán a Puigdemont Comín y Ponsatí. Máxima solemnidad y simbología del exilio. Con toda seguridad, el expresident llamará hoy a la unidad del independentismo, pero tanto ERC como la CUP se han desmarcado del acto en la localidad gala al entender que se trata de un evento partidista a mayor gloria del expresident. Los republicanos envían a una delegación de perfil bajo, sin ninguno de los pesos pesados de la formación, aunque en el acto se exhibirán vídeos con Oriol Junqueras y Marta Rovira, mientras que la CUP no desplazará a ningún representante, si en cambio Poble Lliure, uno de sus sectores internos.

Nadie duda de que se trata de un acto para lanzar la campaña electoral de JxCat, en un momento de fuerte división en el independentismo. Una guerra por la hegemonía en el movimiento que aumentará a medida que se acerquen las elecciones. JxCat insistirá hoy en la campaña contra sus socios republicanos, a los que acusa de haber apoyado gratis a Pedro Sánchez y de haber renunciado a la independencia con un soberanismo pragmático. Los postconvergentes buscan dar el vuelco a las encuestas de aquí a las elecciones y Puigdemont se presentará este sábado como el líder del independentismo, tras haber logrado situar a cuatro de sus escuderos en la mesa de diálogo entre el Gobierno central y el catalán. El expresidente de la Generalitat rechazó en un primer momento el pacto entre ERC y el PSOE y ha acabado liderando las conversaciones con el Gobierno central, con la inclusión en el equipo negociador de cuatro de sus más fieles escuderos: Quim Torra, Jordi Puigneró, Elsa Artadi y Josep Rius.