Ongi etorri al expreso de ETA Xabier Ugarte en Oñati en 2019. / efe

Los presos de ETA se comprometen a acabar con los homenajes públicos

Tras reconocer por primera vez el dolor que los 'ongi etorris' causan a las víctimas piden reducir estas 'bienvenidas' al ámbito «privado»

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

El colectivo de presos de ETA , en una decisión sin precedentes, se compromete a acabar con los homenajes públicos a los reclusos de la banda terrorista que abandonan la prisión. El conocido como EPPK (Euskal Preso Politikoen Kolektiboa) pide a sus allegados que estos polémicos 'ongi etorris' se limiten a la intimidad tras reconocer que estos actos están causando «dolor» entre las víctimas.

«Por medio de este comunicado, EPPK traslada a nuestros familiares, amigos y compañeros, y a la sociedad vasca, que desea que los recibimientos que se nos hacen al salir a la calle se produzcan de modo privado y discreto, siguiendo el camino emprendido en general en estos últimos meses», apunta el colectivo en una nota enviada este lunes al medio digital Naiz.

Por primera vez, el EPPK, además, hace una reflexión sobre el daño que estas 'bienvenidas' que se han sucedido durante años en espacios públicos del País Vasco y Navarra están causando entre las víctimas, que han denunciado de manera reiterada que detrás de estos actos se estaba produciendo la exaltación de los terroristas. «Hay personas que han expresado honestamente que sienten dolor con los ongi etorris públicos. Son personas damnificadas a consecuencia de las acciones de nuestra militancia del pasado y comprendemos que puedan sentirse dolidas», asume EPPK en un lenguaje poco habitual en este colectivo, en el que militan activamente algunos de los etarras más sanguinarios e irredentos.

«Sanando heridas»

«Aun aceptando que la persona presa que sale a la calle tras largos años y condiciones durísimas en prisión tiene derecho a recibir el abrazo de sus allegados, (esas víctimas) han expresado que los actos públicos de recibimiento les provocan dolor. Decimos con claridad que nuestro deseo es aliviar todo sufrimiento y abrir nuevas opciones, ir sanando heridas y fortalecer la convivencia entre la ciudadanía vasca», prosigue el comunicado de los presos terroristas.

El EPPK explica que ha llegado a la conclusión de reducir los 'ongi etorris' a la intimidad tras consultar a los «compañeros y compañeras» en «cárceles españolas y francesas», al tiempo enmarca este gesto «en la continuidad a otras decisiones tomadas y otros pasos anteriores».

El colectivo de reclusos terroristas insiste en su comunicado en el valor simbólico de su decisión de acabar con las 'bienvenidas' públicas. Apuntan los internos que el fin de los 'ongi etorris' es una «aportación individual y colectiva que los presos y presas políticas vascas hacemos a la convivencia, a la paz y al reconocimiento del sufrimiento de los demás, además del nuestro y el de nuestros familiares».

«El EPPK considera conveniente que nuestra alegría por quedar libres sea compartida con quienes nos esperan en la misma puerta de la cárcel o con quienes nos reciben de modo discreto», abunda el texto, antes de insistir en el mensaje central del comunicado: «En lo sucesivo, solo queremos recibimientos en un espacio privado entre allegados».

Debate público

El fin de los 'ogni etorris' se había situado en centro del debate político en el País Vasco y Navarra durante los últimos meses, sobre todo después de que el pasado verano se sucedieran estos polémicos recibimientos, que en algunos casos fueron multitudinarios.

De hecho, la desaparición de estos homenajes se había convertido en una exigencia unánime del resto de formaciones políticas a la izquierda 'abertzale', que se había comprometido a tratar de poner coto a estos actos, que no obstante se han seguido repitiendo recientemente, aunque de forma más esporádica.

El EPPK, en su comunicación de este lunes, a pesar de los gestos hacia las víctimas con el «horizonte claro en el camino de superar el ciclo anterior», reitera que su objetivo último sigue siendo «abrir nuevas oportunidades y caminos en el proceso de liberación de Euskal Herria».