Pedro Sanchez y Felix Bolaños, en el Congreso. . / Ignacio Gil

Sánchez sitúa a Bolaños como la figura clave en seguridad nacional

Tras nombrarle su sustituto en el CSN, le coloca ahora al frente del comité que decide los aspectos claves en situaciones de amenaza

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Félix Bolaños se afianza como el hombre fuerte del Gobierno para las situaciones de crisis en el país. Y es que el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática en la práctica se va a convertir, tras Pedro Sánchez, en la persona con más poder de España en cuestiones de seguridad nacional o cuando el país se encuentre en situaciones deseria emergencia o amenaza de gran envergadura.

El pasado 18 de noviembre (aunque la decisión solo se hizo pública este martes en el BOE) el Consejo de Seguridad Nacional (CSN), el órgano al que corresponde asistir al presidente del Gobierno ante las grandes amenazas exteriores e interiores, acordó reformar la composición de su Comité de Situación -el órgano colegiado creado en 2013 y que, en realidad, es el 'corazón' del CSN- para hacerlo presidir «habitualmente» por el ministro de Presidencia. Desde 2017, la presidencia de ese comité clave estaba reservada al titular de una Vicepresidencia del Gobierno y, solo «excepcionalmente» podía estar presidido por una autoridad de menor rango.

Con esta reforma, Bolaños refuerza su posición clave en la seguridad nacional, ya que, además de controlar directamente el Comité de Situación, desde el pasado julio está habilitado para presidir el propio Consejo de Seguridad Nacional, siempre que no acudan al mismo el Rey o el presidente del Gobierno.

La posición del ministro de la Presidencia en situaciones de graves amenazas nacionales se ve todavía más afianzada por la inclusión en el Comité de Situación de su mano derecha, el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Fran Martínez Aguirre, el puesto que hasta el pasado verano ocupaba el propio Bolaños.

El ahora ministro de la Presidencia ha ido escalando en los últimos meses en influencia y poder dentro del sistema de seguridad nacional después de que en febrero de 2020 la entrada del entonces vicepresidente Pablo Iglesias a la comisión interministerial que supervisa la coordinación del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) obligara a una serie de cambios internos, que en marzo del pasado año alejaron a Bolaños de los servicios secretos, para introducir en ese núcleo de poder a Iván Redondo, entonces jefe de gabinete del presidente y hombre de confianza en aquellos días de Pedro Sánchez.

Información clave

Aunque ahora formalmente Bolaños no está ya presente en la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia tras los cambios del pasado año, fuentes de la Seguridad Nacional destacan que, en realidad, tendrá todavía «mejor acceso» a la información de los servicios secretos, tanto a través de la Secretaria general de la Presidencia del Gobierno que sí sigue siendo parte de este órgano de control del CNI (que ahora preside Nadia Calviño), como a través del Comité de Situación que ahora pasa a dirigir el propio ministro de la Presidencia.

Este comité -explican fuentes de los servicios de información- es clave en la seguridad nacional, ya que entre laveintena de funciones que tiene asignadas están algunas de las más importantes en «situaciones de crisis», tales como: «coordinar» a todos los departamentos e instituciones afectadas por la amenaza; proponer al Consejo de Seguridad Nacional las «medidas de carácter normativo que sean necesarias para impulsar y desarrollar la gestión de crisis»; gestionar la «colaboración internacional» si fuera necesario; proponer al CSN cualquier tipo de «directriz»; elaborar «planes de contingencia» para atajar las amenazas; analizar los «posibles escenarios de crisis»; e, incluso, llegado el caso, «elevar» al consejo propuestas de «evolución desfavorable sin retorno» para que el presidente del Gobierno tome decisiones extremas.