Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. / EFE

Sánchez rebaja su duelo con Feijóo

El jefe del Ejecutivo no variará su ritmo de visitas al Senado a pesar de la llegada del dirigente gallego

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

El PSOE asegura que no teme a Alberto Núñez Feijóo como rival, pero Pedro Sánchez tampoco tiene intención de medirse con él más allá de lo estrictamente necesario en el ámbito parlamentario. La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, dejó claro este lunes que el jefe del Ejecutivo no aumentará la frecuencia de sus asistencias a la sesión de control en el Senado para poder debatir cara a cara con el líder de la oposición, ahora que ya tiene escaño. «No ha cambiado nada. Sigue siendo el líder de la oposición y, por lo tanto, con los usos y costumbres de la Cámara», aseveró en una entrevista en TVE.

Los socialistas no tienen ninguna intención en ayudar a Feijóo a tener más protagonismo e, incluso, le afean que a veces «crea que todavía es presidente de la Xunta». En Ferraz aseguran que el presidente afronta su primer duelo parlamentario con el líder de los populares con ganas de que estos debates sean «algo nuevo». Sin embargo, lamentan que, de momento, el gallego «se parece demasiado» a su antecesor Pablo Casado. Le reprochan también la «falta de rigor» con la que la semana pasada valoró los datos del desempleo acusando al Ministerio de Yolanda Díaz de falsearlos. Se «maquillan», dijo Feijóo, porque lo que antes era un contrato temporal ahora es un fijo discontinuo y «no computa en el paro». «Sigue instalado en la crispación, la deslealtad y la mentira», censurn en la cúpula del PSOE.

Sánchez ha dado orden a los suyos de poner el acento en los logros económicos y en las conquistas sociales del Gobierno para tratar de ganar fuelle y frenar el desgaste del que alertan las encuestas. Especialmente en Andalucía, donde todos los sondeos apuntan a una victoria incostestable del PP. «Somos especialistas en remontar las encuestas», aseguró la vicesecretaria general Adriana Lastra.

La dirigente socialista puso como ejemplo cuando todos los sondeos daban mayoría absoluta a Javier Arenas y acabó gobernando el PSOE la Junta. Aunque en Ferraz reconocen que el electorado del centroderecha está «hipermovilizado», confían en que la campaña, que arrancó el viernes, termine por despertar a los durmientes. Apuntan que su electorado se moviliza en especial en la última semana, mientras que el votante a la derecha del tablero lo está desde el comienzo de la contienda.