Pedro Sánchez durante su comparecencia de este miércoles en el Congreso. / EFE

Sánchez niega que el Gobierno se haya desentendido de la causa saharaui

El presidente, que comparece en el Congreso, ha pedido a todos los grupos de la Cámara que apoyen la prórroga de las medidas anticrisis

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO | MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

El giro el pasado marzo de la postura del Gobierno respecto a la autonomía del Sáhara Occidental causó sorpresa entre la oposición y estupor entre los socios del Ejecutivo, especialmente de Unidas Podemos. Este miércoles en el Congreso, durante su comparecia para informar del Consejo Europeo extraordinario de los días30 y 31 de mayo de 2022, Pedro Sánchez ha negado que España se haya «desentendido de la causa del pueblo saharaui». «Al contrario, hemos situado el debate donde creemos que debe estar: en la búsqueda activa de una solución política, mutuamente aceptable, dentro del marco de Naciones Unidas», ha explicado.

El presidente del Gobierno cree que la propuesta marroquí de autonomía para el Sáhara «es la base más seria y realista para ello» y por ello ha instado al resto de grupos a «mover posiciones» respecto a la cuestión, «como ha hecho el Gobierno». «47 años deberían ser suficientes para entender que tenemos que mover nuestras posiciones», ha afirmado para defender lo que se busca no es otra cosa que favorecer el «diálogo» y la consecución de «una solución mutuamente aceptable entre las partes auspiciada por la ONU».

Por otra parte, Sánchez ha indicado que en su encuentro con el rey Mohamed VI el pasado 7 de abril dejó claro que España no acepta que «se hable de Ceuta y Melilla como ciudades ocupadas porque son territorio español». «La soberanía española sobre Ceuta y Melilla está fuera de toda duda como en cualquier otra parte del territorio nacional», ha recalcado.

Sánchez también ha pedido a los grupos parlamentarios el apoyo «formal» para la prórroga del plan anticrisis de medidas contra las consecuencias de la guerra, que el Gobierno va a extender hasta después del verano y ha reclamado a la oposición que en esta ocasión «estén a la altura».

El PP: «Fracaso, tras fracaso»

En su turno, la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, ha reprochado al presidente su «bandazo» respecto al Sáhara Occidental y su desprecio a las instituciones al aprobar un cambio de postura en la política exterior a espaldas del Congreso. «Esta legislatura ha hecho de lo impensable e inédito moneda de cambio», le ha dicho.

Gamarra ha reprochado que se siga «sin conocer quién negoció la famosa carta» por la que Sánchez se compromete ante Marruecos a apoyar su plan autonomista, que liquida las aspiraciones sahararuis a un referéndum de autodeterminación. «Tampoco nos ha aclarado si esto está relacionado con el espionaje que sufrió con 'Pegasus' y qué archivos le fueron sustraídos de su móvil», ha espetado al socialista.

Se ha preguntado también de qué ha servido el cambio de posición si «todavía no se ha creado la aduana comercial de Ceuta y la de Melilla sigue cerrada». «Un fracaso, su fracaso», le ha reprochado al presidente. «Y si tiene algún tipo de responsabilidad, ¿qué hacemos ahora después de que se haya cesado a la directora del CNI porque le hizo asumir toda la responsabilidad? ¿La va a reponer en su puesto?», le ha interpelado.

Sobre 'Pegasus', Gamarra ha preguntado además si el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, asumirá «alguna responsabilidad» después de ser llamado a declarar como testigo por el juez que investiga este asunto.

«