Pedro Sánchez y Yolanda Díaz en el Congreso. / EFE

Sánchez y Díaz se reúnen «para fortalecer la coalición»

La vicepresidenta ya solicitó hace un mes una reunión de «urgencia» de la comisión de seguimiento del pacto de coalición para solventar las diferencias por el aumento del gasto militar

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

Un mes después de que la estabilidad de la coalición saltara por los aires una vez más tras las muertes de inmigrantes en la valla de Melilla y el anuncio de Pedro Sánchez de aumentar el gasto militar, el presidente y la vicepresidenta segunda y líder del espacio morado en el Gobierno, Yolanda Díaz, se reunieron este lunes en La Moncloa tras el Consejo de Ministros para zanjar las diferencias ante la recta final de la legislatura. «La reunión ha sido muy positiva y fructífera y ha servido para fortalecer la coalición», avanzaron fuentes del Ejecutivo.

La vicepresidenta ya solicitó hace un mes una reunión de «urgencia» de la comisión de seguimiento del pacto de coalición, el órgano que ambos partidos se otorgaron en el acuerdo de investidura para solventar sus diferencias y que, hasta ahora, se había reunido cinco veces. La última, por las discrepancias entre la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, y la propia Díaz en torno a la reforma laboral.

Sin embargo, desde que Sánchez evidenció un «giro a la izquierda» como guiño a sus socios en el debate sobre el estado de la nación –anunció por sorpresa impuestos a los beneficios extraordinarios a la banca y a las eléctricas–, los socialistas habían respondido a los morados con largas sobre la fecha de la reunión. Los morados, por su parte, entendían que el PSOE«necesitaba tiempo» tras la profunda reestructuración de las portavocías del partido en el último comité federal.

Pero el presidente decidió acabar este lunes con esta expectación y confirmó desde Tirana (Albania) que la reunión se iba a producir «pronto». Tan pronto que horas después se bajó del avión, acudió a la reunión del Consejo de Ministros en La Moncloa y se entrevistó con la vicepresidenta en un día que, a todas luces, se convirtió en el capítulo final del presente curso político. «El Gobierno de España es consciente de los grandes retos de país que tenemos por delante y vamos a seguir trabajando mano a mano empezando por la negociación de Presupuestos Generales del Estado», explicaron fuentes del Gobierno.

Era necesario cerrar estos flecos antes del otoño. Ambas formaciones son conscientes de los nubarrones económicos que se avecinan tras el verano, con una inflación desbocada y media Europa amenazada por el cierre del gas ruso. En ese contexto, Díaz quiere evitar que las pugnas internas desgasten aún más a la coalición en un año marcado por la convocatoria de elecciones generales. Sánchez, por su parte, reconoció este domingo su deseo de que la vicepresidenta segunda logre culminar con éxito la construcción de una candidatura para concurrir a dichos comicios. «Sin lugar a dudas», afirmó en una conversación informal con los periodistas que le acompañan en su gira por los Balcanes.

Las últimas Cuentas

Por la mañana, PSOEy Unidas Podemos iniciaron las negociaciones para los Presupuestos Generales de 2023. Unas Cuentas llamadas a ser las últimas de la legislaturas y en la que los morados quieren apuntalar lo que consideran el «giro progresista» del presidentes. De hecho, Díaz y la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, que también es secretaria general de Podemos, evitaron hacer fuego amigo con la ley de secretos oficiales, que no es de su gusto.

Prefieren esperar a la tramitación parlamentaria de la medida y echar el resto en la negociación presupuestaria, especialmente con su propuesta de reforma fiscal. «Las grandes empresas y los ricos tienen que aportar lo que les toca», afirmó Díaz. Como en años anteriores, la delegación socialista estuvo encabezada por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la morada por Nacho Álvarez, secretario de Estado de Derechos Sociales.