El PP lleva a Bruselas su campaña contra Calviño

Los populares alertan a la Comisión Europea de la «deficiente gestión» de la vicepresidenta primera, en relación con las previsiones de crecimiento y el reparto de los fondos europeos

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

El PP ha trasladado a Europa la guerra abierta que mantiene contra la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, desde que llamara «desequilibrado» a Pablo Casado en unacto institucional tras afearle al jefe de la oposición su tono duro en el Congreso. En una batería de preguntas escritas a la Comisión Europea, la formación conservadora alerta de la «deficiente gestión» de Calviño, en relación con las previsiones de crecimiento de la economía española y los fondos de recuperación.

Los eurodiputados populares Dolors Montserrat, Isabel Benjumea y Juan Ignacio Zoido, que firman las preguntas, advierten de que los fondos, cuyo primer tramo la CE desembolsó ayer, no están llegando a los sectores que más lo necesitan. Reclaman además respuestas concretas sobre el impacto que puede haber en el PIB en caso de que los número del Ministerio de Economía estén inflados. O por qué Francia, Italia o Alemania han recuperado ya los niveles de crecimiento del PIB previos a la pandemia, mientras que España no prevé alcanzarlo hasta 2023.

El PP señala también que el Ejecutivo sigue manteniendo unas previsiones de crecimiento para 2021 que no se corresponden con las expectativas de la Comisión Europea (de un 4,6% frente a la del 6,5% del Gobierno) ni con las de otros organismos. Por eso, preguntan al Ejecutivo comunitario si el Gobierno debería ajustar estas previsiones y si se han dirigido al departamento de Calviño para sugerir cambios en este sentido.

En su escrito, el partido de Casado advierte del riesgo que supone para la economía española el elevado nivel de deuda pública. Preguntan también a la Comisión Europea si considera necesario que el Gobierno tenga algún plan de contingencia «para el caso de que de que los bancos centrales reduzcan las compras de deuda como consecuencia del repunte de la inflación y se produzca un tensionamiento de los tipos de interés».