Puigdemont y Borràs, durante un acto de la campaña de las pasadas elecciones catalanas. / EFE

Puigdemont y Borràs perfilan en Bruselas la negociación con ERC

Aragonès y Junqueras fijarán este jueves la posición del partido en un consejo nacional extraordinario

CRISTIAN REINO Barcelona

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la número 2 de la lista de Junts, Laura Borràs, se han reunido en Bruselas para «preparar la negociación del nuevo gobierno catalán«, surgido del resultado de las elecciones del pasado domingo.

Esquerra, como ganadora entre las fuerzas secesionistas, abrió ayer las conversaciones para cerrar una investidura con la CUP. La intención de los republicanos es negociar primero con los anticapitalistas para presionar a Junts y formar una entente independentista a tres. Los dos pesos pesados de JxCat han fijado las líneas maestras para preparar las negociaciones sobre el futuro gobierno de la Generalitat.

Según han apuntado fuentes del partido, Puigdemont y Borràs pondrán sobre la mesa de la negociación la importancia que a su juicio tiene que el independentismo superara el 51% de los votos, por primera vez en unas autonómicas, lo que «favorecerá la creación de un gobierno independentista», según JxCat. Junts apunta una condición de máximos. La Generalitat, según los dirigentes secesionistas, debe « aplicar este mandato electoral». Referencia directa, pero sin citarla, al compromiso que Laura Borràs adquirió durante la campaña: si el independentismo supera la mitad más uno de los votos, el Govern estará legitimado para reactivar la declaración unilateral de independencia.

Ese será uno de los escollos de la negociación, definir cuál es la estrategia para avanzar hacia la secesión, ya que JxCat y la CUP apuestan por la vía unilateral, mientras ERC aboga por mantenerla aparcada. El otro punto complicado es la estrategia en Madrid. Elsa Artadi y Jordi Sànchez ya han apuntado días atrás que ERC y Junts deben tener la misma posición en el Congreso, porque lo contrario afecta al Govern catalán. Y los postconvergentes creen que las urnas han validado la posición de Junts y de la CUP, que se decantan por el bloqueo y por no facilitar la gobernación. Si Borràs exige a Aragonès que rompa con Pedro Sánchez, las negociaciones pueden saltar por los aires.

De momento, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, y el coordinador nacional del partido, Pere Aragonés, fijarán la posición de la formación en el Consejo Nacional extraordinario que se celebrará mañana. Analizarán los resultados electorales y expondrán los diferentes escenarios para los próximos meses. Esquerra apuesta de entrada por un gobierno a cuatro entre JxCat, ERC, la CUP y los comunes. Junts y los comunes se vetan mutuamente. Además, Catalans per la independencia, la entidad que promovió el veto de los secesionistas al PSC en campaña, reclama ahora un Govern independentista sin En Comú Podem.