Filipe Sicial, portavoz federal del PSOE. / EFE

El PSOE rescata la corrupción para minar a Feijóo y lo tilda de «político inútil»

Los socialistas amenazan con abrir otra comisión de investigación contra el PP, cuya nueva dirección se desliga de las conductas ilícitas que aún colean

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERAS Madrid

No fue un desliz que Pedro Sánchez, acosado durante semanas por sus socios a cuenta del 'caso Pegasus', se revolviera con virulencia contra el primer partido de la oposición el pasado miércoles en el Congreso. «Hoy los mangantes no están en el Gobierno como sí ocurría en el PP», replicó ante la acusación de haber entregado al independentismo la cabeza de la directora del CNI, Paz Esteban. El PSOE, que inicialmente acogió de aparente buen grado la llegada de Alberto Núñez Feijóo al frente de la formación conservadora, ha tardado poco en convertirle en blanco de todas sus críticas y ha ido elevando el tono a medida que los populares despegaban en las encuestas. De «político inútil» lo tildó este lunes el portavoz de los socialistas, Felipe Sicilia.

El dirigente del PSOE compareció en la sede de Ferraz para poner en valor la última medida del Ejecutivo relacionada con el alza de la inflación: el tope al precio del gas aprobado el viernes, mes y medio después de que Sánchez ganara en Bruselas un duro pulso político. Pero aprovechó para arremeter contra el líder del PP por haber votado en contra del plan anticrisis para combatir los efectos de la guerra; el plan en el que los populares exigieron incluir, sin éxito, una serie de rebajas fiscales y que finalmente salió adelante gracias a EH Bildu.

«Es el mismo PP de siempre. Feijóo tiene aprendido el papel de moderado, pero lo único que hace es ponerse de perfil representando ese papel de político inútil que no ayuda en nada a que nuestro país avance», dijo Sicilia, apenas tres días después de que el primer partido de la oposición volviera a dar una de cal y otra de arena al apoyar la tramitación de la ley de seguridad nacional frente al veto los independentistas.

Sobre la figura del expresidente gallego, el PSOE arroja ahora todo el pasado de su partido, del que ya su inmediato antecesor, Pablo Casado, intentó desentenderse. El número tres de los populares, Elías Bendodo, salió este lunes al paso, echando balones fuera, de unos audios de 2013 publicados por ‘El País’, en los que se escucha a la exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, pedir al comisario José Manuel Villarejo que intentara parar la publicación de la contabilidad paralela de Luis Bárcenas.

«Llevo un mes de coordinador general y este es un tema recurrente y muy antiguo. Nosotros estamos mirando el futuro de otra manera», dijo a Antena 3. Bendodo también relacionó con la proximidad de las elecciones andaluzas, a las que el PSOE acude con bajas expectativas, una información que llega después de que la Audiencia Nacional ratificara el archivo de las acusaciones contra Cospedal en el ‘caso Kitchen’.

«La mafia» para pasar página

Lo que ya está claro es que los socialistas tienen intención de aprovechar la ocasión para intentar pasar página de ‘Pegasus’. Sicilia, que llegó a acusar a los populares de tener «una estructura más propia de una organización mafiosa que de una organización política», avisó de que el PSOE está dispuesto a tomar iniciativas judiciales y parlamentarias para esclarecer los hechos.

Sobre la mesa está volver a pedir la imputación de Cospedal en el sumario de ‘Kitchen’ e incluso abrir una nueva comisión de investigación. El Congreso ya cerró en diciembre, tras diez meses, la creada precisamente por ‘Kitchen’. Su conclusión fue que el PP «ordenó la utilización partidista, delictiva e ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior» para tratar de arrebatar a Bárcenas pruebas que pudieran inculparla por financiación ilegal.

Hace dos semanas, el PP libró al PSOE de una comisión de investigación sobre ‘Pegasus’ reclamada por sus socios. La mayoría de ellos, sin embargo, registraron el jueves otra en la que amplían el objeto de las pesquisas a la existencia de estructuras parapoliciales descontroladas en el Estado.