El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante la sesión plenaria de este jueves en el Congreso de los Diputados. / E. P.

Podemos eclipsa el 'sí' del Congreso a la ley de Escrivá sobre planes de pensiones

El socio minoritario del Gobierno presume de un pacto para eliminar el límite a las cotizaciones a la Seguridad Social que el ministro niega

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERAS Madrid

El Gobierno logró sacar este jueves adelante en el pleno del Congreso la ley que regulará el fondo de promoción pública de planes de pensiones de empleo en empresas, una de las reformas prometidas con Bruselas y de la que dependía el próximo desembolso de 6.000 millones de euros de los fondos europeos. Lo hizo gracias a la abstención de Bildu y al apoyo de Ciudadanos, que modificó el voto en contra emitido en comisión después de que se retiraran de la norma las enmiendas de Unidas Podemos, respaldadas por error por el PSOE, que implicaban la eliminación del tope máximo de la base de cotización y que las aportaciones de las empresas a esos planes coticen.

Sin llegar al caos que se vivió durante la aprobación del dictamen en comisión –al que este jueves casi todos los portavoces hicieron referencia– el debate en pleno no estuvo exento de confusión. En su intervención, la representante de Unidas Podemos, Isabel Franco, anunció que, pese a la supresión de sus enmiendas, para las que el PSOE contó con el PP y Ciudadanos, su grupo había alcanzado un acuerdo con el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social para «destopar las pensiones públicas» en una norma futura. Con ese argumento, UP votó incluso a favor de sacar de la ley de planes de pensiones sus enmiendas.

En contexto, se entendía que Franco estaba hablando del tope que ahora limita las cotizaciones por los salarios más altos a la Seguridad Social, es decir, que se refería a la base máxima de cotización que está situada en 4.139,4 euros. Pero la literalidad de sus palabras conducía a error. «Si es destopar las pensiones se arruina el Estado y si es destopar las cotizaciones se arruinan las empresas», argumentaba, por ejemplo, confundido y crítico el portavoz del PP, Jaime Olano. Unidas Podemos dejó claro después que se refería a lo segundo.

El ministerio que dirige José Luis Escrivá, sin embargo, niega que exista pacto alguno más allá de lo que ya viene recogido en el plan de reformas estructurales remitido en 2021 a la Comsión Europea para que las cotizaciones de todos los afiliados se ajusten cada vez más a sus ingresos; una medida que debe aprobarse en el segundo semestre del año. El ministro insistió en que, como se hace «siempre», los dos miembros de la coalición de Gobierno negociarán cómo se concreta ese compromiso, que también desarrolla una recomendación del Pacto de Toledo, antes de plantear una propuesta a los agentes sociales y al resto de los grupos.

Apoyo explícito

El portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, argumentó en cambio que, aunque el compromiso ya existiera, lo que arrancó su grupo a Escrivá es un «apoyo explícito» al destope de las cotizaciones. «Era importante porque, aunque estén firmados, hay compromisos que no se cumplen y en el caso de las pensiones más», arguyó. Lo cierto es que en este caso el incumplimiento parece improbable porque está en juego que España siga recibiendo los fondos de recuperación de la UE.

Los morados necesitaban justificar su apoyo a una norma denostada por casi toda la izquierda

 

De hecho, no hay discrepancia entre el PSOE y UP en que el límite de las bases de cotización se eleve, aunque probablemente lo habrá cuando se llegue a la letra pequeña porque el PSOE querrá ser más cauto que su socio, que habla de un 'destope' sin matices. La diferencia real está en que Unidas Podemos se opone a que esa subida vaya acompañada también de una subida proporcional de las pensiones máximas, «para no afectar a la naturaleza contributiva del sistema», como dice explícitamente el plan enviado a Bruselas.

El asunto, en cualquier caso, aguó al ministro Escrivá la alegría de ver cómo una ley que ha tenido una tramitación atropellada y cuya aprobación estaba hasta el día anterior en duda, pasa por fin al Senado para su visto bueno definitivo. «Eso es hoy lo importante», defendió.

El debate generado por Podemos obedece, en realidad, a su necesidad de justificar su respaldo a una norma denostada por toda la izquierda. En contra de la ley sobre los planes de pensiones de empresa votaron este jueves ERC, BNG, Más País y Compromís con el argumento de que «abre la puerta a la privatización de la Seguridad Social». Solo Bildu se abstuvo tras obtener el compromiso de que se subirán este año un 15% las pensiones no contributivas. Su posición fue determinante porque Vox, que se abstuvo en comisión, voto 'no' en el pleno, como el PP.