Arnaldo Otegi lee la declaración de EH Bildu ante el Palacio de Aiete. / efe

Otegi asegura que el dolor causado por ETA «nunca debió haberse producido»

Arnaldo Otegi y Arkaitz Rodriguez han leído una declaración en Aiete en la que se han mostrado dispuestos a «aliviar» el padecimiento de las víctimas en la medida de lo posible

MIGUEL VILLAMERIEL San Sebastián

EH Bildu, en nombre de la «izquierda independentista vasca», ha leído este lunes una declaración solemne en el Palacio de Aiete en la que ha asegurado que el «dolor» causado por ETA «nunca debió haberse producido», al tiempo que se ha mostrado dispuesta a «aliviar el padecimiento» de los damnificados por la organización armada. El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, y el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, han realizado esta declaración al cumplirse una década de la Declaración de Aiete que precedió al cese definitivo de la violencia por parte de ETA el 20 de octubre de 2011.

En uno de los cinco puntos de la declaración, el tercero, Otegi y Rodriguez han hecho «una mención especial a las víctimas causadas por la violencia de ETA», y han añadido que «sentimos su dolor y desde ese sentimiento sincero afirmamos que el mismo nunca debió haberse producido». A juicio de EH Bildu, «transitar hacia una paz justa y duradera necesita del reconocimiento y reparación de todas, absolutamente todas las víctimas. No nos olvidamos de ninguna de ellas». Pero en esta ocasión han realizado «una mención específica a las víctimas causadas por la violencia de ETA. Queremos trasladarles nuestro pesar y dolor por el sufrimiento padecido. Sentimos su dolor, y desde ese sentimiento sincero afirmamos que el mismo nunca debió haberse producido, a nadie puede satisfacer que todo aquello sucediera, ni que se hubiera prolongado tanto en el tiempo». Han añadido que «debíamos haber logrado llegar antes a Aiete», en referencia a la Conferencia de Paz de octubre de 2011 que precedió al final de la violencia de Aiete.

Otegi ha señalado que, «desgraciadamente, el pasado no tiene remedio, nada de lo que digamos puede deshacer el daño causado, pero estamos convencidos de que es posible al menos aliviarlo desde el respeto, la consideración y la memoria». Por ello, ha afirmado que «queremos decirles de corazón que sentimos enormemente su sufrimiento y nos comprometemos a tratar de mitigarlo en la medida de nuestras posibilidades. Siempre nos encontrarán dispuestos a ello».

Además de la referencia a las víctimas de ETA, la 'Declaración del 18 de octubre' que han leído Otegi y Rodriguez contiene otros tres puntos. El primero destaca que, «transcurridos diez años desde que ETA anunciase el fin de la violencia, no podemos sino constatar el cumplimiento íntegro de dicho compromiso». Y señala que «aquellos que apostaron de manera decidida, valiente y arriesgada por las vías exclusivamente pacíficas han cosechado un éxito rotundo e incontestable. Demostraron un sólido liderazgo». Aunque apunta que «el éxito corresponde, qué duda cabe, al conjunto del pueblo vasco».

«No hubo cálculo táctico»

El segundo punto de la declaración subraya que en el cese de la violencia de ETA «no había trampa, no se trataba de ningún cálculo táctico. El tiempo transcurrido pone de manifiesto el inequívoco carácter estratégico de la decisión adoptada. El compromiso con vías exclusivamente pacíficas y democráticas por parte del independentismo de izquierdas respondía y responde a profundas convicciones éticas y políticas». Y destaca que «es una decisión inamovible y para siempre», mientras que «la izquierda independentista ha acreditado la sinceridad de su apuesta y el cumplimiento de la palabra dada».

El cuarto epígrafe del texto señala que «la experiencia internacional nos demuestra, y la declaración de Aiete así lo recogía, que es necesario dar una solución a la cuestión de los presos y las presas políticas. Es un reto ineludible para todos, que pasa necesariamente por poner fin a la política penitenciaria de excepción y por darle una solución integral». En ese sentido, reivindican «el papel activo, decidido y decisivo de los presos en la superación de la estrategia armada y su definitivo compromiso con las vías pacíficas y democráticas. Sin ellos y ellas no hubiera sido posible».

Diálogo y negociación

Por último, el quinto punto de la declaración «reafirma el compromiso con la defensa del diálogo, la negociación y el acuerdo como método más eficaz y democrático para dirimir y solucionar las diferencias políticas». A su juicio, «seguimos teniendo una asignatura pendiente con la resolución de las causas del conflicto» y «resulta imperativa la resolución democrática de este problema nacional. Somos un pueblo, una nación, que como tal debe de ser respetada y reconocida». Y concluye que «el respeto a nuestra identidad nacional es el primer y necesario paso para construir un futuro diferente en el que las decisiones correspondan a la ciudadanía de nuestro pueblo».

EH Bildu ya había avanzado este domingo a través de un comunicado su disposición a realizar «una reflexión compartida» sobre el pasado «desde el respeto a los derechos humanos», aunque rechazaba que esa «autocrítica» se plantee solo hacia la izquierda abertzale «para obtener ventaja política» por parte de sus adversarios.

La AVT exige a Otegi que pida perdón por ser «altavoz de asesinos»

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha replicado al «pesar» mostrado por Arnaldo Otegi que lo que le exige es reconocer que «ninguno de los atentados de ETA tuvo justificación» y, además, que pida perdón por ser «altavoz y brazo institucional de los asesinos».

«Deben facilitar que los asesinos etarras colaboren con la Justicia para resolver todos los casos aún pendientes de resolución. Las víctimas del terrorismo no tenemos nada que celebrar el próximo 20 de octubre. El cese de la violencia de ETA fue gracias al trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que la derrotaron policialmente», ha continuado la AVT, que añade que «aún queda mucho trabajo por hacer para decir que todo ha terminado».