El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique y la ministra de Igualdad, Irene Montero, en el Congreso / EP

Irene Montero pide al PP que haga dimitir al vicepresidente de CyL

Tras las palabras del dirigente de Vox sobre la última mujer asesinada en Palencia

Javier Arias Lomo
JAVIER ARIAS LOMO

Las polémicas palabras con las que el vicepresidente de la Junta de Castilla y León reaccionó este martes al asesinato machista que se había producido en Palencia -una mujer de solo 32 años fue estrangulada por su pareja, un hombre de 36 años, que se suicidó después arrojándose a las vías del tren- fueron protagonistas de los mayores momentos de tensión ayer en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados.

La encargada de sacar a la palestra el nombre de Juan García-Gallardo y cargar contra su formación, Vox, fue la ministra de Igualdad Irene Montero. Esta, tras responder a una diputada del PP sobre la Ley Trans, hizo referencia a la violencia machista para asegurar que quienes ponen en riesgo los derechos de las mujeres son los propios miembros del partido que lidera Santiago Abascal, a los que acusó de negar la violencia machista y metió en el mismo saco que los machistas y los agresores sexuales. Por ello pidió a los populares forzar la dimisión del vicepresidente autonómico.

El vicepresidente de Castilla y León había publicado un tuit en el que hablaba solo de «una tragedia familiar que dejaba fuérfanos a dos niños de 2 y 7 años». Y aprovechaba para advertir que pronto «todas las víctimas de violencia serán tratadas por igual y no se alimentarán políticas identitarias discriminatorias por razón de sexo».

Un mensaje al que aludía la titular de Igualdad y que ha destado fuertes críticas contra el dirigente de Vox. «Ya podrían hacer dimitir al señor Gallardo, que ayer llamaba privilegiada a la víctima de un asesinato machista y a sus dos hijos de 2 y de 7 años», aseguraba la titular de Igualdad antes de arengar a la Cámara a parar los pies al partido de ultraderecha y decir que a «estos fascistas se les para con leyes».

El vicepresidente autonómico no tardaba demasiado en responder. García-Gallardo aseguraba sentirse «honrado» teniendo en cuenta que la crítica en cuestión provenía de la dirigente de Unidas Podemos. «A mí, las peticiones de dimisión de Irene Montero me honran porque si quisiera que continuase sería que estoy haciendo algo mal», quien reiteró su rechazo a todo tipo de violencia, con independencia de quien la ejerza. El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP), sí expresó su «condena una vez más a la violencia machista» tras confirmarse el crimen machista de ayer.

No se trata de la primera polémica de Gallardo al respecto. Este mismo año ya habían tenido lugar otros dos crímenes de violencia machista en la región. Sobre el que se produjo en Soria junio el vicepresidente autonómico habló de «una madre asesinada en Soria» e insistió a acuñar otra vez más el término de violencia intrafamiliar, una de las máximas en el ideario de Vox independientemente del territorio. «. En total, son 32 las mujeres asesinadas en este mismo 2022.

La obra bronca de la sesión

La sesión de control al Gobierno en el Congreso también traía consigo hoy el primer cara a cara entre la ministra de Igualdad, Irene Montero, y los grupos que han cargado contra ella durante los últimos días a raíz de las palabras de la dirigente de Podemos sobre los menores en la Comisión de Igualdad hace una semana.

Vox ha acusado a la titular de Igualdad de incitar a la corrupción de menores, hacer «apología de la pedofilia» y «equiparar patologías a comportamientos normales». «¿Va usted a dimitir?», ha preguntado la diputada Inés Cañizares a Montero, quien ha respondido que «no». «Me avergüenza profundamente su campaña de violencia política y en contra de la educación sexual. Contra mí lo que quieran, aquí vamos a seguir», ha asegurado.

La dirigente de Unidas Podemos ha hecho un llamamiento a la Cámara Baja para poner fin a los ataques de la «extrema derecha». ¿Hasta cuándo vamos a permitir que usen este hemiciclo como altavoz de su machismo?, ha asegurado Montero tras pedir al resto de los diputados aprobar cuando antes la ley del aborto. «A estos fascistas se los para con leyes».

El PP, por su parte, ha preguntado a Montero por las consecuencias de la Ley Trans. La diputada María Ángeles González Vázquez ha recriminado a la ministra que dicha norma daría luz, entre otras cosas, a que hombres que se registran como mujeres no sean denunciados como violencia machista.

A lo que Montero ha vuelto a insistir que «la ley será ley antes de que acabe este año 2022» . La titular de Igualdad también ha arremetido contra el PP diciendo que les «pediría que dejasen de mentir, pero sería tan difícil como pedirles que dejen de robar».

Temas

España