Los cofundadores de Podemos Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias en la 'Uni de otoño' del partido. / EFE

Monedero azuza las diferencias entre Díaz y Podemos: «No creo que pueda representarnos»

Los morados consideran que son «la fuerza hegemónica» de la izquierda y la que ha permitido entrar en el Gobierno al espacio político

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

Hace solo un año, la relación política entre Podemos y Yolanda Díaz se basaba en la unidad sin fisuras. Los morados aceptaron de buen grado el señalamiento de Pablo Iglesias a la líder gallega para que encabezara en las próximas generales el espacio que comparten con Izquierda Unida y los comunes. Pero tras el nacimiento de Sumar, su proceso de escucha, cada vez son más frecuentes las críticas públicas que desde la formación que dirige Ione Belarra –sobre todo de su antigua dirección– lanzan sobre la vicepresidenta segunda.

El cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, que ya se había mostrado antes crítico con Díaz, mostró sus dudas en una entrevista en la radio canaria San Borondón sobre que la líder gallega «pueda representar a Podemos cuando calla ante los ataques a Irene Montero o no defiende la candidatura de Victoria Rosell al Poder Judicial, cuando a veces prefiere pactar con Sánchez y con la patronal y no con la izquierda determinadas reformas».

Un mensaje que entronca con el lanzado dos semanas antes por el propio Iglesias, en el que calificaba de «miserable» la actitud de Díaz por «ponerse de perfil» ante las críticas que la ministra de Igualdad, Irene Montero, estaba recibiendo por la rebaja de penas a abusadores sexuales por la aplicación de decenas de jueces de todo el país están haciendo de la ley del 'solo sí es sí' desde su entrada en vigor el 7 de octubre.

La presión llega en gran parte por la posición a la que aspira Podemos en un eventual «frente amplio». Los morados consideran que son «la fuerza hegemónica» de la izquierda y la que ha permitido entrar en el Gobierno al espacio político frente a otras formaciones como Izquierda Unida, con la que aún no terminan de cerrar un acuerdo electoral para las locales y autonómicas de mayo de 2023. En ese contexto, la dirección del partido que preside Belarra ha pasado de aceptar integrarse en el proyecto de Díaz a tratarlo de «aliado».