Llop se estrena en Justicia sin guiños al PP para renovar el CGPJ

Aboga por potenciar la «cohesión territorial y la igualdad» en su toma de posesión en sustitución de Juan Carlos Campo

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

Pilar Llop, expresidenta del Senado, ha tomado este lunes posesión como nueva ministra de Justicia. En el tradicional traspaso de carteras celebrado en el Palacio de Parcent, en Madrid, Llop ha intervenido en público ante una nutrida representación de la cúpula judicial omitiendo el mayor desafío de su mandato: alcanzar un acuerdo con el Partido Popular para renovar los órganos constitucionales. Alguno de los cuales, como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), lleva cerca de mil días de interinidad.

Sí lo hizo al concluir el acto, pero casi pasando de puntillas, a preguntas de los medios de comunicación. «El CGPJ está en un momento de bloqueo, su renovación lleva dos años y medio de prolongación...Se reformó la ley incluso para limitar las competencias del Consejo en funciones y es una situación que, desde luego, yo espero que cuanto antes pueda ser desbloqueada porque es imprescindible», ha declarado.

Pese a que la primera tarea de Llop será reconstruir puentes con el principal partido de la oposición para alcanzar un acuerdo, la ministra de Justicia no ha realizado ningún guiño a sus interlocutores y ha centrado sus retos en potenciar el diálogo con las Comunidades Autónomas, doce de las cuales tienen transferidas las competencias. También ha reclamado «complicidad» a todos los agentes de la administración para remover los «obstáculos» que dificultan la libertad de las mujeres.

La flamante sustituta de Juan Carlos Campo, el ministro de los indultos y de la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, ha insistido en que la Justicia «tiene que ser vista como un motor de desarrollo social» y ha agradecido a su predecesor el «balance muy positivo» que deja. «Te agradezco muchísimo», ha dicho Llop tras reconocer los «logros» del ministerio con la ley de la eutanasia o la ley contra la violencia de la infancia, entre otras.

La ministra ha agradecido también al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por haber confiado en ella «esta gran responsabilidad»; un «gran honor» que asume con «todo el respeto». Y ha destacado la labor del Gobierno en materia de igualdad y transición ecológica, así como el trabajo de «diálogo territorial» al que ha considerado «clave» en la gestión de la pandemia. Según ha dicho, trabajará en aras de la «cohesión social» en todo el país para que todos los españoles «tengan el mismo derecho al acceso a los recursos de Justicia» y reforzar la idea de que España «es una democracia plena».