Aragonés, durante una comparecencia en la sede de la Generalitat catalana. / EFE

La UE levanta el veto al Govern

Aragonès se reunirá este jueves con el vicepresidente de la Comisión Europea

CRISTIAN REINO Barcelona

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, recibirá este jueves en el Palau de la Generalitat al vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas. El vicepresidente de la CE se reunirá con el jefe del Ejecutivo catalán durante una visita a Barcelona para participar en actos sobre salud y la industria farmacéutica. El encuentro supone la normalización de las relaciones entre la Comisión Europea y el Gobierno catalán, tras un largo periodo, que coincide con los años del 'procés', en el que los dirigentes de la Generalitat tenían cerradas todas las puertas de los despachos de la UE. La última reunión en solitario del Ejecutivo catalán con un alto cargo de la Comisión Europea en la capital belga se remonta al año 2015, cuando el entonces president Artur Mas se reunió con la eurocomisaria de Transportes, Violeta Bulc.

Hace años que el Govern está vetado en la UE y no logra interlocución directa con los comisarios europeos. En 2013, siendo Mas presidente de la Generalitat fue recibido en su despacho en Bruselas por el entonces vicepresidente de la UE, la reunión de mayor rango en los últimos 10 años. Y es que, cuando un jefe del Ejecutivo catalán era investido era casi una norma habitual que fuera recibido a los meses por el presidente de la Comisión Europea. La última vez que ocurrió fue en 2011. José Manuel Durao Barroso y Artur Mas estrecharon sus manos en la sede comunitaria. Dos años después, Mas viajó a Bruselas y se encontró con el diplomático «por problemas de agenda» no habrá reunión entre Barroso y el president catalán.

En 2011, sí, y en 2013, no; la diferencia está en el 'procés'. En 2012, tras convocar elecciones, puso en marcha el órdago hacia la independencia, y de golpe, se le cerraron todas las puertas relevantes de la UE. Le ocurrió a Mas y también a sus sucesores: Carles Puigdemont y Quim Torra, que no se vieron con ningún alto dirigente de Bruselas. Aragonès romperá este jueves una sequía muy larga, de casi una década, que escenifica el cambio en la política catalana. Hace dos meses, el presidente de la Generalitat saludó e intercambió unas palabras con la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, en presencia de Pedro Sánchez y en el marco de las jornadas del Círculo de Economía, que premió a la mandataria comunitaria.