La portavoz de JxCat en el Congreso Laura Borrás. / EFE

ERC y JxCat elevan la tensión de la campaña

Los republicanos piden a Borràs una rectificación por afirmar que Junqueras está condenado por corrupción

CRISTIAN REINO Barcelona

Se acerca el 14-F y los nervios van a más entre unas fuerzas y otras. JxCat y Esquerra han entrado ya al cuerpo a cuerpo y esta tarde han elevado el tono de la campaña en los mítines, a pesar de la llamada a la unidad, días atrás, de los presos. ERC ha cargado con todo contra Laura Borràs, quien en una entrevista en El País comparó su condición de imputada por corrupción con la condena por malversación de algunos de los presos del 'procés', entre ellos el exvicepresidente, Oriol Junqueras. «Laura Borràs, ¡queremos una rectificación! Junqueras cumple una condena política de 13 años de prisión por el referéndum del 1-O, igual que Jordi Turull o Quim Forn», ha exigido la secretaria general de Esquerra, Marta Rovira. La indignación en las filas republicanas con la candidata nacionalista la ha resumido Ernest Maragall en un tuit. «No todo vale», ha señalado. «Esconder tu problema personal detrás del trabajo colectivo del 1-O y la dignidad de Junqueras y el resto de presos, solo te hace menos respetable como candidata a ninguna responsabilidad pública», ha expresado. Laura Borràs se ha situado en el centro de la campaña.

En la entrevista de El País, al ser preguntada si ve razonable que una candidata a la Generalitat esté investigada por presuntas irregularidades como las que le investiga el Tribunal Supremo por haber adjudicado presuntamente a dedo concursos públicos, responde: «Todos los últimos presidentes de la Generalitat han sido inhabilitados y tenemos un vicepresidente en prisión condenado por corrupción«, en referencia a Junqueras, que está condenado por sedición y malversación. Desde el entorno de JxCat han pedido que no se saquen las cosas de contexto y que si Laura Borràs comparaba su caso con el de los presos es para denunciar que el Estado siempre acusa «falsamente» de malversación a los independentistas.

La campaña se le está complicando a Laura Borràs. Y es que, tanto la CUP como ERC amenazaron este miércoles con no apoyar su investidura, si JxCat gana las elecciones. Los anticapitalistas afirmaron en un primer momento, por boca de su candidata Dolors Sabater, que no investirían a alguien que está imputado, aunque poco después rectificaron y negaron el veto. Pero el aviso ahí queda. Igual que el de ERC. Oriol Junqueras aseguró que Laura Borràs, si fuera de ERC, no sería candidata, por su condición de investigada por corrupción. «Siempre que ERC se ha encontrado con una situación de este tipo ha pedido a su militante que, fuese quien fuese, renunciase a ser candidato», dijo Junqueras en la Sexta. Aunque los republicanos trataron de esquivar el veto, no lo rechazaron. Borràs ha mostrado esta mañana su decepción por las críticas del independentismo, que a su juicio hacen el juego a la «represión» del Estado y a la «injusticia española». «¿Están la lado de la causa catalana o de la injusticia?», ha cuestionado. La dirigente nacionalista ha recordado que Sabater declaró por imputación y por tanto también debería dejar de ser candidata.

Desde Sant Carles de la Rápita (Tarragona), la dirigente nacionalista ha arremetido contra ERC. «No somos copia de nadie, básicamente porque no nos parecemos a nadie. Si alguien puede reivindicar que es un partido nuevo es Junts, que nació en julio gracias a un proceso participativo y a unas primarias que no ha hecho ningún otro partido», ha afirmado, después de que Aragonès dijera que ERC es el original y Junts, la copia, en cuanto a exigir a Europa un referéndum acordado con el Estado. En el mismo mitin, y por vía telemática, Puigdemont ha cargado contra los republicanos, a los que ha tachado de «ingenuos» y de «hombres de Estado» que ayudan a perpetuar la «injusticia».