El vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès / Efe

ERC confía en que Junts cumpla su palabra de investir a Aragonès

Tres meses después de las elecciones, las negociaciones para formar gobierno siguen encalladas

CRISTIAN REINO Barcelona

Esquerra y Junts siguen sin encontrar una fórmula para desencallar la investidura de Pere Aragonès. Este viernes se cumplieron tres meses desde que se celebraron las elecciones catalanas, ganadas por el PSC por delante de ERC, y las negociaciones continúan encalladas.

Quedan once días para que se agote el tiempo antes de la repetición automática de las elecciones y las posiciones de unos y otros se mantienen inamovibles. Esquerra insiste en que quiere gobernar en solitario y reclama el voto prestado de Junts para la investidura de Aragonès. Los posconvergentes reiteran que solo apoyarán al candidato republicano si antes pactan un Ejecutivo de coalición, como negociaron ambas fuerzas durante casi tres meses. Hasta el sábado pasado, cuando ERC dijo basta, dio un puñetazo en la mesa y anunció que su intención es gobernar sin socios.

El vicepresidente de la Generalitat y candidato a la presidencia, Pere Aragonès, evitó este viernes presionar públicamente a sus socios independentistas durante un acto en Tarragona para presentar el Valle del Hidrógeno Verde, a diferencia de lo que hizo el jueves en sede parlamentaria. Aragonès coincidió en Tarragona con dos consejeros de Junts, Ramón Tremosa y Damià Calvet, y con el líder del PSC, Salvador Illa.

El PSC y En Comú Podem reclaman a Esquerra que levante el veto a negociar con los socialistas

Aragonès guardó silencio, pero no Sergi Sabrià, dirigente relevante de ERC, instó a Junts a cumplir con su palabra de investir a Aragonès al menos para evitar el adelanto electoral, haya o no acuerdo entre los secesionistas. Sabrià recordó las palabras que pronunció semanas atrás el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, quien se mostró dispuesto a prestar los votos de JxCat para la elección del candidato republicano aunque Junts no entre en el Ejecutivo. No obstante, el propio Sànchez y Junts han descartado esta posibilidad durante la semana. Aragonès solo cuenta en estos momentos con el apoyo de la CUP (en total sumaría 42 de 135 escaños), después de que los comunes rompieran este jueves las negociaciones. Sabrià, en cualquier caso, abrió la puerta en 'elnacional.cat' a una opción inédita en Cataluña, y que ya empleó el PNV en el pasado, que consistiría en dejar espacio en el gobierno, tras la investidura, a la espera de la formación de una coalición más adelante con Junts. Es la fórmula que usó Juan José Ibarretxe en 2001 con Javier Madrazo, de Ezker Batua.

Es muy poco probable que JxCat acepte esta fórmula, pero sí visualiza que ERC está empezando a rectificar, como le exigen los nacionalistas, que le reclaman negociar una coalición.

Levantar vetos

Las conversaciones siguen en punto muerto, a pesar de que este viernes trascendió una reunión celebrada el lunes pasado por ERC, Junts, la CUP, la ANC y Òmnium. Fue el primer encuentro después de que Aragonès anunciara su intención de gobernar en solitario. El cónclave secesionista tuvo su continuidad el miércoles con una cumbre entre ERC, Junts y la CUP. La ANC y Òmnium, mientras, aumentan la presión (este domingo hay una movilización en Barcelona) y reivindican la mayoría secesionista del 52% de los votos obtenidos el pasado 14 de febrero.

Los independentistas tienen once días de plazo para ponerse de acuerdo e investir a Aragonès

En el flanco no independentista, aún creen que la crisis entre ERC y Junts puede propiciar un tripartito, y tanto el PSC como los comunes reclamaron a los republicanos que levanten el veto a los socialistas. El líder del PSC en el Parlament, Salvador Illa, pidió que se acabe con los «cordones sanitarios inéditos» a su partido. «Los catalanes votaron cambio, dieron su apoyo mayoritario a las fuerzas de izquierdas y situaron al PSC como primer partido de Cataluña», afirmó.

En la misma línea, la líder de los comunes, Jéssica Albiach, emplazó a Esquerra y al PSC a «acercarse» y dialogar para evitar una repetición electoral. «Por el bien de Cataluña, Junts no puede estar en el Govern», aseguró en Catalunya Ràdio.