Junts desoye a ERC y se niega a buscar sustituto para Borràs en el Parlament

Los postconvergentes aseguran que no «blanquearán» la decisión de Esquerra de apartar del cargo a la ya expresidenta

Javier Arias Lomo
JAVIER ARIAS LOMO

Junts se niega a aceptar la petición de Esquerra para asumir de forma interina la Presidencia del Parlament más de una semana después de que Laura Borràs haya sido suspendida de sus funciones. El diputado de la formación soberanista, Jaume Alonso-Cuevillas, ratificó este viernes que JxCat no buscará un relevo temporal para Borràs porque, a su juicio, sería «dar cobertura y blanquear» la decisión de los republicanos de apartarla después de que vaya a ser procesada por prevaricación y falsedad documental.

Cuevillas achaca esta «situación de absoluta excepcionalidad» al intento de sus socios en el Ejecutivo catalán de eclipsar los acuerdos alcanzados en la mesa de diálogo. Según el diputado postconvergente, el encuentro entre el Gobierno y Esquerra Republicana de Catalunya –que se produjo dos días antes de apartar a Borràs– constituye «un hecho de gravedad» porque, según él, suponen «una renuncia por parte de ERC a la unilateralidad y el final de ciclo para intentar la independencia si no es con un acuerdo con España».

Desde Junts y el entorno de la propia expresidenta del Parlament llevan días propugnando un discurso victimista según el cual su suspensión responde a la voluntad política de apartarla de la primera línea. Un argumento que desde la propia Esquerra, la CUP y el PSC niegan. Estos partidos argumentan que tal decisión responde a la aplicación del reglamento del Parlament, donde se recoge, en el artículo 25.4, que cuando a un diputado se le abre juicio oral por una causa relacionada con la corrupción procede suspenderlo de funciones. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña envió a Borràs a juicio por fraccionar presuntamente contratos cuando fue directora de la Institución de las Letras Catalanas para adjudicárselos a un conocido.

Grieta en la coalición

Una semana después el puesto de máxima autoridad del Parlament sigue vacante y las funciones han recaído de forma temporal en la vicepresidenta primera de la Cámara, Alba Verges, quien antehoy apremiaba a los postconvergentes a «encontrar una fórmula» para sustituir a Borràs. «Emplazamos a Junts a que digan de qué forma quieren hacerlo posible», dijo la dirigente republicana, que insistió en que la interinidad de su puesto viene derivado de «una situación no querida por nadie».

Pese a las críticas proferidas por Borràs y sus incondicionales, el líder de Esquerra, Pere Aragonés, ha descartado que la crisis pueda ocasionar un descalabro en el Ejecutivo catalán que preside. «Tengo confianza de que continuaremos con el Govern. Todos los consellers sin excepción están comprometidos», afirmó este jueves.

Sin embargo, Cuevillas dejó entrever este viernes que los efectos de la suspensión de la líder de Junts sí podría tener consecuencias en la coalición gubernamental. «Las bases tendrán que votar y yo percibo –señaló– mucha indignación».

Temas

España