El diputado de la CUP, Pau Juvillà, habla con la presidenta del Parlament, Laura Borràs / efe

La Junta Electoral ordena retirar el escaño a un diputado de la CUP

Laura Borràs tendrá que decidir si acata, como ocurrió la legislatura con Torra, o desobedece, como ha amenazado en varias ocasiones la dirigente de Junts

CRISTIAN REINO Barcelona

La Junta Electoral ha ordenado este jueves al Parlamento catalán que retire el escaño al diputado de la CUP, Pau Juvillà. El parlamentario de la formación de la izquierda nacionalista fue condenado en el mes de diciembre pasado a una pena de seis meses de inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos. Pau Juvillà es secretario tercero de la Mesa del Parlament de Cataluña. Su condena no es firme, pues recurrió al Tribunal Supremo. Juvillà fue inhabilitado por haber cometido un delito de desobediencia a la Junta Electoral Provincial en las elecciones generales de abril de 2019. El dirigente anticapitalista era entonces concejal en el Ayuntamiento de Lleida y se negó a descolgar de la fachada del consistorio una estelada (bandera independentista catalana) y lazos amarillos, que colocó desde la ventana de su despacho.

La decisión de la Junta Electoral, firmada por su presidente, Miguel Colmenero, rechaza las alegaciones que presentó la Cámara catalana y declara que concurre en Pau Juvillà la «causa de inelegibilidad sobrevenida» por haber sido condenado por el TSJC. Y que en consecuencia, el Parlament ha de dejar «sin efecto su credencial de diputado electo» y debe expedir el acta al siguiente en la lista de la CUP. Según la Junta Electoral, su orden es firme en vía administrativa y se ha de ejecutar, como ocurrió con Quim Torra e en la pasada legislatura, aunque es recurrible ante la sala tercera del Tribunal Supremo en un plazo de dos meses.

Con los votos del PSC, ERC, Junts, CUP y En Comú Podem, el pleno de la Cámara catalana aprobó el pasado 17 de diciembre por una amplia mayoría absoluta un dictamen de la comisión del estatuto del diputado del hemiciclo catalán, que establece que «no concurre ninguna causa de incompatibilidad en su caso ni ninguna otra circunstancia que afecte a su condición de diputado». Los socialistas apoyaron la iniciativa de los soberanistas, siempre que la condena no sea firme y siempre y cuando la Junta Electoral no ordene la retirada del escaño. Vox, Ciudadanos y el PP votaron en contra y reclamaron a la Junta Electoral que le retirara el acta.

La historia se repite respecto a la legislatura pasada. Entonces, quien fue condenado fue Quim Torra. La Junta Electoral ordenó que cesará como diputado y el presidente del Parlament, Roger Torrent, acató la instrucción. La actual presidenta, Laura Borràs, tiene ahora la pelota en su tejado y tiene que decidir si acata o desobedece la orden, lo que puede ocasionarle problemas legales. La dirigente de Junts ha amenazado este jueves con desobedecer y no seguir el criterio adoptado por su antecesor, al permitir que se le retirara el escaño a Torra, lo que provocó un duro enfrentamiento entre Junts y ERC, hasta el punto que el president del Govern, a partir de esa decisión, anunció su intención de convocar elecciones. Borràs ha dicho que «siempre protegerá los derechos de todos los diputados para garantizar los derechos y las libertades de sus electores». La CUP ha reclamado a la dirigente nacionalista obediencia al Parlament y mantener el acta de diputado de Pau Juvillà hasta que haya una sentencia firme.

La propia Junta Electoral recuerda las «analogías» entre los casos de Torra y Juvillà. En ambo acordó declarar que concurría causa de inelegibilidad y dejó sin efectos las actas de diputado. Recuerda además que la resolución que dejó sin escaño al expresidente de la Generalitat fue recurrida al Supremo y que éste lo desestimó.