La vicesecretaria primera del PSC, Eva Granados, interviene durante la Diputación Permanente del Parlament, en Barcelona / EP

Illa propone a Eva Granados como candidata a la presidencia del Parlament

La presidencia de la Cámara catalana se ha convertido en la primera gran batalla de la legislatura antes de la pugna por la investidura

CRISTIAN REINO Barcelona

El exministro de Sanidad, Salvador Illa, insiste en reclamar la presidencia de la Generalitat y del Parlament y esta mañana ha propuesto como candidata a la presidencia de la Cámara catalana a la diputada socialista Eva Granados. La dirigente del PSC fue la directora de la campaña de Illa y concurrió como número 2 por Barcelona. «Hay una mayoría de izquierdas y de cambio», ha señalado Salvador Illa, y la presidencia del Parlament, ha apuntado, debe recaer en los socialistas, como vencedores de las elecciones. Una presidencia que debe servir, según ha proclamado, para «abrir un nuevo tiempo», y para que el Parlament deje de «hacer frivolidades».

El exministro de Sanidad ha presidido esta mañana la primera reunión del grupo parlamentario socialista surgido de las elecciones del 14-F. Illa mantiene el pulso. Mientras los independentistas están acelerando las conversaciones para formar un gobierno, que podría ser de coalición entre ERC y Junts con la CUP desde dentro o desde fuera, el candidato socialista continúa con su intención de postularse como candidato alternativo a la presidencia de la Generalitat. Los socialistas se han reunido de momento con los comunes, pero no tienen apoyos para optar a la presidencia. Illa ha insistido en formar un ejecutivo con los comunes y en trabajar el resto de los apoyos. «El cambio ha llegado y es irreversible», ha asegurado. «Nos toca liderar ese cambio, insistir en fórmulas fracasadas y que dividen no tiene recorrido», ha apuntado sobre un nuevo Govern secesionista. «Tenemos la legitimidad y la obligación moral de presentarnos a la investidura», ha rematado. Su intención es seguir adelante, pero para poder presentar candidatura a la presidencia de la Generalitat es necesario recibir el encargo del presidente de la Cámara y el presidente de la Cámara que pacten ERC, Junts y la CUP difícilmente permitirá que Illa opte a la elección. Pero Illa no quiere que la pase como a Inés Arrimadas, que también ganó las elecciones, y ni siquiera intentó optar a la investidura.

El exministro, en cualquier caso, mantiene viva la llama y presiona a los independentistas. La presidencia de la Cámara catalana se ha convertido en la primera gran batalla del inicio de la legislatura. Diez días después de las elecciones y a dos semanas de la fecha límite para la elección de la mesa del Parlament, hay tres partidos candidatos para presidir el hemiciclo autonómico: el PSC, la CUP y Junts. JxCat considera que le corresponde, si llega a un acuerdo con ERC y la presidencia de la Generalitat recae en Pere Aragonès. Pero también aspira al cargo la CUP, lo que puede dificultar las conversaciones entre los tres grupos independentistas. Los anticapitalistas aún no han tomado la decisión sobre si quieren formar parte de la mesa y si quieren entrar al Govern, lo que sería una novedad pues nunca hasta ahora se han implicado en la gobernabilidad. Junts está pendiente de Laura Borràs. Podría optar por la vicepresidencia de la Generalitat, por la presidencia del Parlament o por dirigir el grupo parlamentario. Esquerra, no obstante, no descarta que la presidencia del hemiciclo recaiga en los anticapitalistas, lo que ha molestado a los postconvergentes. «La presidencia del Parlament forma parte del proceso de negociación« de pactos de investidura con la CUP, ha asegurado esta mañana Oriol Junqueras, en Catalunya Ràdio.