El líder del PSC Salvador Illa / EFE

Illa: «No tengo inconveniente en hablar de amnistía y autodeterminación» en la mesa

El PSC insiste en ofrecerse a negociar los Presupuestos del Govern y formalizará el relevo de Iceta por parte de Illa después del congreso del PSOE en octubre

CRISTIAN REINO Barcelona

El exministro Salvador Illa se prepara para coger las riendas del PSC en sustitución de Miquel Iceta, actual ministro de Cultura y Deporte. Iceta lleva siete años al frente de los socialistas catalanes. Illa ha confirmado esta mañana que el relevo se producirá en un congreso extraordinario, que se celebrará después del congreso del PSOE, previsto para el mes de octubre. La fecha del cónclave de los socialistas catalanes se fijará la semana que viene. Illa ya fue candidato a la presidencia de la Generalitat en las pasadas elecciones catalanas y el PSC se alzó como primera fuerza del Parlament. Illa toma las riendas del PSC como primera fuerza del Parlament y sitúa su objetivo en que los socialistas vuelvan a ser la formación que gobierne en Cataluña, como entre 2003 y 2010. Eso sí, evita ponerse plazos para ello.

El exministro de Salud ha negado este martes que su partido se esté acercando a los independentistas bajo su liderazgo. En cambio, ha reiterado en Catalunya Ràdio su oferta a negociar los Presupuestos de la Generalitat y ha lanzado algún guiño a los secesionistas. «No tengo inconveniente sobre que se hable de amnistía y autodeterminación» en la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat, ha señalado.

Eso sí, dejando claro que ni un referéndum ni la amnistía son posibles en la Constitución actual y que la posición de los socialistas priorizará propuestas concretas, como la ampliación del aeropuerto o los Juegos Olímpicos. «Todo lo que esté en el marco de estado derecho estoy de acuerdo en que se hable, pero lo que esté al margen de este estado de derecho no tiene camino ni lleva nada positivo», ha advertido. A su juicio, a la mesa de diálogo es conveniente acudir con «expectativas realistas». También cree que la situación de Puigdemont podría abordarse en el diálogo entre el Gobierno y la Generalitat. Desde la premisa, ha avisado, que hay que respetar el estado de derecho y que este propio estado de derecho ofrece soluciones. «Una de las lecciones que hemos de extraer de 2017 es que el Estado de Derecho ofrece soluciones«, ha señalado, poniendo como ejemplo los indultos a los nueve presos del 'procés'.

ERC y Junts sitúan a la CUP como socio preferente, pero chocan en lo social y con los proyectos de ampliación del aeropuerto del Prat y los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030. Ambos proyectos los avala el PSC, que tiene la llave de la gobernabilidad en Cataluña, si la CUP y los comunes mantienen su posición de rechazo a las cuentas del Govern. «No creo que me haya aproximado a los independentistas, pero sí creo que hay que favorecer las condiciones de vida del país», ha asegurado. «En estos casos, el PSC estará», ha asegurado, después de que el PSC se negara a negociar la investidura de Pere Aragonès con ERC. «No quiero seguir una política de oposición que solo lleve la contraria, quiero hacer una política de oposición que mejore el Govern», ha rematado. «Estoy dispuesto a colaborar con la gente con la cual no comparto proyecto», ha asegurado.