Salvador Illa durante el acto. / efe

Los socialistas cargan contra la política fiscal «nada patriótica» del PP

Sánchez se ausenta de la fiesta de la rosa del PSC por positivo de covid

CRISTIAN REINO Barcelona

Los socialistas han cargado este domingo contra la política del PP de bajar impuestos, anunciada por la Junta de Andalucía, la Región de Murcia o Galicia y puesta en marcha en primer lugar por la Comunidad de Madrid. Frente a la bajada de impuestos del PP, que roza según los socialistas la «mala fe», en el Partido Socialista defienden el «camino de la izquierda»: subida de impuestos a empresas energéticas, entidades financieras y grandes fortunas por una cuestión de «patriotismo». A escasos meses de las elecciones municipales de mayo de 2023, la batalla electoral está situada en el campo ideológico: bajar o no bajar impuestos.

El PSC ha celebrado la tradicional Fiesta de la Rosa, en Gavà, con la que los socialistas catalanes acostumbran a dar por iniciado el curso político en Cataluña. El evento ha recuperado su formato clásico, tras dos años en que la pandemia no lo había permitido. Estaba prevista la presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pero a última hora se ha caído del cartel como consecuencia de un positivo por covid. Junto al primer secretario del PSC, Salvador Illa, que se ha estrenado en este foro como máximo dirigente de los socialistas catalanas, estaban entre otros el primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, y el secretario de Organización federal del PSOE, Santos Cerdán.

Los socialistas han reivindicado la respuesta progresista que a su entender están dando a la crisis energética como consecuencia de la guerra de Ucrania frente a la propuesta del PP de bajar impuestos que según Illa no tiene nada de patriótica y además enfrenta unos territorios con otros. Después de que el presidente de la Junta de Andalucía anunciara la medida de eliminar el impuesto de patrimonio e instara a las empresas y grandes fortunas de Cataluña a trasladar sus domicilios fiscales a Andalucía, Illa ha acusado a Moreno Bonilla de dejar olvidados a quienes más lo necesitan y solo beneficiar a los ricos. «El camino de la derecha es el del sálvese quien pueda. Bajar impuestos dicen. ¿Alguien me puede explicar qué tiene de patriótico enfrentar a distintos territorios?, ¿es esto ser patriota?», ha preguntado. «El verdadero patriotismo es hacer que nadie quede atrás», ha remachado. Illa ha advertido contra quienes enfrentan territorios, ya sea por la vía fiscal, como en lo identitario, como cree que ocurrió en Cataluña. «¿Qué patriotismo es ese que los españoles que más tienen se olviden de los que más lo necesitan? No solo no es patriótico sino que es rozar la mala fe», ha rematado.

En clave catalana, Illa se ha mostrado muy crítico con el Govern, al que ha recriminado su fractura. «Está dividido, enfrentado y paralizado», ha afirmado el líder de los socialistas catalanes, que se ofrece como alternativa al actual Gobierno catalán. Illa ganó las pasadas elecciones en Cataluña, pero no pudo formar gobierno, tras el pacto de las fuerzas independentistas, y pasó a liderar la oposición. El Govern es la gran asignatura pendiente del PSC.

El exministro y el candidato a la alcaldía de Barcelona se han conjurado a ganar en Cataluña y en Barcelona para abrir una etapa en la que no se repitan los errores de estos últimos años en la comunidad catalana. En vísperas de la conmemoración del quinto aniversario del referéndum ilegal del 1-O, Illa ha espetado a los independentistas que no hay nada que celebrar y mucho que reflexionar. «Invito a la sociedad catalana a reflexionar para no repetir errores. Reflexionar para avanzar, no para ir hacia detrás y para buscar el camino del reencuentro», ha señalado. Los socialistas han reivindicado la mesa de diálogo puesta en marcha por el Gobierno de Sánchez con la Generalitat. La receta para la cuestión catalana es «diálogo, diálogo y diálogo», frente al momento más álgido del enfrentamiento y la división, que a su juicio fue el 1-O de 2017.