Pablo Casado, durante su intervención este miércoles en el pleno del Congreso de los diputados. / E. P.

La Guardia Civil atribuye a los CDR búsquedas sobre Casado como objetivo

Los investigadores tachan de terroristas a la facción más radical de los organización separatista

EUROPA PRESS Madrid

Un informe de la Guardia Civil atribuye a los detenidos de los Comités de Defensa de la República (CDR) por presunta integración en una organización con fines terroristas varias búsquedas en internet de «posibles objetivos» entre diferentes personalidades contrarias a la independencia de Cataluña, entre los que figura el líder del PP, Pablo Casado.

En un informe de mayo de 2021 de los Servicios de Información de la Zona de Cataluña, al que ha tenido acceso Europa Press, los agentes constatan que uno de los arrestados, Jordi Ros Solà, realizó diferentes búsquedas en internet a través de sus dispositivos de datos relativos a personas vinculadas a partidos políticos contrarios a la independencia y de un agente del cuerpo de Mossos d'Esquadra. Estos búsquedas, según la Guardia Civil, «tendrían como objetivo la posible realización de una acción contra dichas personas o bienes». El informe detalla que entre ellos figura Casado en una consulta que se llevó a cabo el 18 de septiembre de 2019 con un teléfono móvil de la marca Asus intervenido en el domicilio de Jordi Ros en Sabadell.

Además de sobre Casado, este integrante de los CDR integrado en una célula (ERT) para cometer acciones encaminadas a lograr la independencia de Cataluña realizó búsquedas en internet sobre Manuel Valls, entonces concejal del Ayuntamiento de Barcelona o José Manuel Villegas, exsecretario general de Ciudadanos. En la lista aparecen otras personalidades: Marta Morell Albaladejo, concejal del Ayuntamiento de Sabadell; Marta Farrés Falgueras, alcaldesa de Sabadell; Joan López Alegre, que fue diputado por el Partido Popular en el Parlament; Francisco Aranda Vargas, diputado del PSC en el Congreso de los Diputados por Barcelona y Carles Hernández Vilamajo, intendente de la BRIMO de los Mossos d'Esquadra.

La Guardia Civil añade que se han incautado «evidencias de anotaciones» referidas a personas y las matrículas de sus vehículos de personas «ideológicamente contrarias a la independencia», reseñando los casos de Antonio López Pérez y Annerose Bloss.

Intención de atentar

El informe de la Guardia Civil atribuye a los detenidos la intención de cometer «atentados». Sobre Jordi Ros apunta que se han obtenido «una gran cantidad de datos e informaciones que ponen de manifiesto sus actividades en el marco de la obtención de informaciones sobre posibles objetivos y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad».De Ros añade que desarrollaba una labor de «reconocimiento de objetivos, vigilancia y control de instalaciones policiales, toma de fotografías y vídeos de los objetivos predeterminados». En las fotografías de los objetivos seleccionados, se recogen determinados aspectos de las instalaciones, como accesos, cámaras de vigilancia, localización de torres eléctricas (entre otros), agentes policiales y placas de matrículas de vehículos policiales.

Ese control se estableció sobre el Parlament de Cataluña y otras instalaciones como torres de alta tensión, instalaciones de autopistas y peajes, así como la Delegación del Gobierno de Barcelona, la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la Comandancia Naval de Barcelona, el Gobierno Militar de Barcelona o la sede de la Jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil. Los agentes recuerdan que Jordi Ros participó de las acciones al objeto de impedir el traslado a Madrid de los presos del 1-O desde el centro penitenciario de Can Brians 2 en Sant Esteve de Sesrovires.

También se menciona su declaración del 24 de septiembre de 2019 en la que Jordi Ros manifiesta que «la finalidad para la que quería fabricar el explosivo denominado nitrocelulosa era como medida de decepción o distracción, atrayendo la atención de la policía y los expertos en desactivación de explosivo, respecto de otra acción simultánea que sería la principal».

Ante la Audiencia Nacional

El informe del instituto armado, enviado a la Audiencia Nacional, concluye que el ERT tenía como principal objetivo «la planificación del asalto, ocupación y defensa del Parlament de Cataluña» una vez llegado el denominado 'día D', para lo cual manejaron sustancias explosivas.

Íntento de asalto al Parlamento, el 11 de septiembre de 2019. / Reuters

En el informe, basado en los registros realizados en septiembre de 2019 que concluyeron con nueve detenidos (ya hoy en libertad), la Guardia Civil señala que «el ERT cumplía una labor fundamental en la planificación del asalto, ocupación y defensa del Parlament de Cataluña, quedando de manifiesto su naturaleza como o rganización criminal con finalidad terrorista de la que reúne todos los elementos».

Los investigadores apuntan a este radicalismo como elemento cohesionador del ERT, configurándolo de esta forma como una facción extrema de los CDR. Reflejo de ello es una conversación telefónica de diciembre de 2018 en la que uno de los investigados, el ex concejal de ERC Xavier Buigas, habla de que el grupo formado para «temas de movilizaciones» se desmarcó «completamente» de los CDR: «Ya no tenían ni ganas de poner lazos». El ERT recibió a través de Buigas un encargo específico del «colectivo clandestino denominado 'CNI catalán'»: participar en el asalto al Parlament el 'día D', una fecha que los investigadores no han conseguido determinar pero que sugieren que podría haber tenido lugar tras la sentencia por el 1-O, a fin de «producir un efecto desestabilizador en el Estado español».

Sustancias incendiarias

Como parte de los preparativos para la toma de la sede legislativa, se les encomendó «elaborar sustancias incendiarias, deflagrantes y explosivas al objeto de llevar a cabo acciones contra diferentes objetivos que, a la postre, favorecieran el cometido» y, para ello, hicieron acopio de «los agentes precursores necesarios, los manuales detallados, los datos y formulaciones manuscritas correctas y el material del laboratorio necesario para la síntesis de los compuestos explosivos».

Durante los registros se localizó un documento titulado literalmente 'Esquema bomba' que ilustra el montaje de un dispositivo para detonación a distancia una bomba de camping gas. Entre los actos preparatorios que ha conseguido acreditar, la Guardia Civil destaca «la adquisición de materias primas y la realización de síntesis químicas para la obtención de sustancias deflagrantes y/o incendiarias como el agente 'termita', así como de sustancias explosivas como el hexógeno, el nitrato de amonio, la tetralita, la nitrocelulosa, la cloratita, el amonal, el amosal o el anfo».

Llegaron a establecer dos «laboratorios caseros» en viviendas familiares -y con niños- de Sabadell y Sant Fost de Campsentelles. En los registros, se encontraron evidencias que demostrarían que los investigados habían conseguido «un elevado grado de eficiencia en la obtención del agente 'termita'», del que se hallaron varias muestras preparadas para su empleo, conservadas en contenedores estancos donde mantendrían sus propiedades en «condiciones idóneas».

Los investigadores indican que la casa de Sant Fost de Campsentelles, a la que bautizaron como 'batcueva', era el lugar donde se realizaban «ensayos y experimentos de la síntesis de los productos, haciendo la zona ajardinada las veces de campo de pruebas para la ignición de los distintos compuestos químicos elaborados, al reunir unas especiales características de aislamiento a la vista y al sonido desde el exterior de la precitada parcela».

Los cometidos del ERT incluían asimismo el establecimiento de contactos y encuentros de coordinación con «otros núcleos productores de sustancias incendiarias, deflagrantes y explosivas». Así, el informe alude a una reunión con una persona experta en química a la que llaman 'Dr. Chemicals', que sería un bombero, aunque también habrían hablado con químicos y físicos.