Manifestación en Barcelona en contra de las clases en español. / ep

El Govern catalán incumple su promesa de que ningún centro aplicaría el 25% de español

La gran mayoría de centros no enseñan materias en castellano porque de momento no están obligados

CRISTIAN REINO Barcelona

El Govern lleva semanas presumiendo de que ha conseguido esquivar la sentencia que le obliga a impartir el 25% de las clases en español en centros públicos y privados. El consejero de Educación de la Generalitat, Josep González Cambray, incluso se atrevió en el inicio del curso a afirmar que «ningún aula de este país aplicará el 25% de castellano». La promesa fue rotunda pero el propio consejero catalán ha reconocido esta semana en sede parlamentaria que cerca de una treintena de escuelas, sobre un total de 3.500, dan al menos una asignatura en español.

La gran mayoría de centros no enseñan materias en español porque de momento no están obligados. Hace un año, el Supremo ratificó una sentencia del TSJC que ordenaba al Govern a impartir al menos el 25% de las clases en español. El Gobierno catalán consiguió paralizar la aplicación del fallo judicial, aprobando una nueva normativa, que no fijaba porcentajes. El TSJC afirmó que con esas nuevas normas la sentencia del 25% era inaplicable. El Alto Tribunal, eso sí, acudió al Constitucional para aclarar si la nueva legislación del Govern es constitucional.

Pere Aragonès, según ha revelado él mismo, consiguió en el marco de la mesa de diálogo que el Gobierno central no impugnara la nueva normativa ante el Constitucional, pues habría quedado suspendida de inmediato. La gran mayoría de los centros, por tanto, están a la espera de que resuelva el Constitucional.

Pero la treintena de centros que sí aplican el 25% son distintos. Cada uno de ellos tiene su propia resolución judicial, fruto de la denuncia de una familia pidiendo más español para sus hijos. Cambray les envió una carta instando a ignorar el 25%, pero ahora ha admitido que no ha podido impedir que cumplan el fallo. La justicia ha tumbado todos los recursos presentados por el Govern contra las sentencias de estos centros.