Los expresidentes Mariano Rajoy y Felipe González / EP

González y Rajoy critican la batalla fiscal y piden un pacto de rentas

El expresidente del PP tilda de «Frankenstein» el paquete de medidas anunciado por el Ejecutivo

Javier Arias Lomo
JAVIER ARIAS LOMO

Los expresidentes del Gobierno Mariano Rajoy y Felipe González entraron hoy de lleno en la batalla de los impuestos. Lo hicieron durante la tradicional charla anual del Foro de la Toja, donde ambos cargaron contra el plan anunciado por el Ejecutivo este jueves en el campo fiscal y coincidieron en pedir un pacto de rentas. «No disparemos como el ejército de Pancho Villa, cada uno por un lado», pidió el exdirigente del PSOE mientras el popular avisó de que «estamos caminando hacia un modelo fiscal Frankenstein».

Rajoy fue especialmente duro con el Ejecutivo en el cara a cara mantenido con el exdirigente socialista. El popular recriminó a Pedro Sánchez haber anunciado un paquete de medidas fiscales solo un día después de que Andalucía anunciara la bonificación del Patrimonio. «Así es muy difícil generar confianza», apuntó. Rajoy aprovechó la ocasión para hacer referencia –tal y como han cuestionado al Ejecutivo desde el propio PP– a que ahora se está recaudando más que nunca por la inflación o los fondos comunitarios y que, aun así, se han subido los impuestos. Además, el exdirigente popular también cree que recuperar el viejo debate ricos-pobres conduce al populismo y es «muy peligroso». «Eso es populismo, eso es Perón», aseguró tras advertir que «no pueden jugar a dividir a la gente».

González, por su parte, recurrió a la Transición y los Pactos de La Moncloa como el ejemplo de lo que España necesita de forma imperiosa ahora mismo. Y a diferencia de Rajoy con su formación, González no defendió a al PSOE ni a Sánchez en ningún momento. Centró su discurso en la necesidad de buscar el concierto de sindicatos, patronal, clase política y sociedad civil. «Falta como nunca sentarse en una mesa», apuntó antes de subrayar que el modelo fiscal español se ha deteriorado «por el paso del tiempo» y es necesario revisarlo «en su conjunto».

Una necesidad de concitar grandes acuerdos que coincide con el deseo de Rajoy. «O repartimos los costes de la inflación entre todos o vamos a tener un problema», afirmó. No obstante, el exdirigente popular también puso de manifiesto sus dudas acerca de que sea posible reeditar esos Pactos de La Moncloa. Por ello pareció que su discurso apuntaba con más fuerza hacia intentar un pacto de rentas. También mostró su disconformidad con la subida salarial propuesta por el Gobierno para los funcionarios y la próxima alza de las pensiones. «Un pacto de rentas no es dejar fuera a 13 ó 14 millones que dependen del Estado», apuntó.

El tema central de la charla que mantuvieron ambos expresidentes –y que estuvo moderada por la periodista Anabel Díaz– fue la guerra en Ucrania. Y en este punto también coincidieron. Tanto Rajoy como González sostienen que el envío de armas al país que preside Volodímir Zelenski no debe detenerse y pusieron en valor la unidad que, a su juicio, han demostrado los países europeos tanto a la hora de poner sanciones a Moscú como de adoptar medidas de reacción frente a la crisis energética.

No obstante, sí hubo un asunto en el que ambos exdirigentes vertieron opiniones distintas. Al ser preguntados por el bloqueo judicial, el expresidente socialista remarcó que primero debe cumplirse la ley y luego reformarse. Es decir, esgrimió el mismo argumento de Sánchez al respecto, que lo que toca ahora es renovar los órganos. Lo hizo delante del actual líder de los populares, Alberto Núñez-Feijóo.

Temas

Javier