El presidente de la Generalitat, Peré Aragones. / REUTERS

Cataluña y Aragón no se ponen de acuerdo con los Juegos Olímpicos de 2030

El Govern cree que una candidatura olímpica al 50% con Aragón es una idea «absurda» y Aragón replica que no aceptará posiciones subalternas

CRISTIAN REINO Barcelona

Máxima tensión en la candidatura olímpica para los Juegos de invierno de 2030, que deberían compartir Cataluña y Aragón, bajo la bandera del COE. El presidente de la Generalitat catalana, Pere Aragonès, y el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, tenían previsto reunirse este viernes en Balaguer (Lleida), pero la cita se canceló ayer a última hora, después de que Lambán comunicara a Aragonès que no acudiría. En el fondo subyace el choque entre ambos ejecutivos por el proyecto olímpico. El Govern habla de una candidatura liderada desde Cataluña y abierta a «colaboraciones» con otros territorios, como Aragón. El Ejecutivo aragonés, en cambio, exige una organización al 50%. Viejas rencillas vecinales han vuelto entre los dos gobiernos, que no celebran un encuentro al más alto nivel desde hace seis años. Lambán ha advertido este viernes de que Aragón no aceptará «posiciones subalternas» y que tiene el mismo rango institucional que Cataluña. También ha apuntado que la Generalitat debe aceptar «las normas» y que «el liderazgo» corresponde al Comité Olímpico Español (COE). Si la Generalitat no lo acepta, no se podrá presentar una candidatura, ha advertido. Lambán ha justificado la cancelación del encuentro con Aragonès al haber detectado la «nula voluntad de llegar a acuerdos» con el Govern, la «falta de respeto institucional» de la Generalitat y por la negativa del president a «reconducir» la situación. En la parte catalana creen que Lambán se descolgó del encuentro al constatar que el Govern no tenía intención de renunciar a liderar la candidatura.

Pere Aragonès ha evitado la polémica y no ha querido responder directamente al presidente de Aragón. A su juicio es un «error» haber cancelado la reunión, aunque ha destacado que no ha sido él el que lo ha hecho y no ha cerrado la puerta a volver a fijar una nueva fecha. «Yo no entro en polémicas, no trabajo así, no ayuda», ha expresado. La consejera de Presidencia de la Generalitat catalana, Laura Vilagrá, en cambio, ha criticado este viernes el «portazo» que a su juicio propinó Lambán a Aragonès y ha calificado de «absurda» la propuesta del Gobierno de Lambán de conformar una candidatura de igual a igual entre las dos administraciones autonómicas, tal y como plantean también el Gobierno central y el Comité Olímpico Español (COE). «No entendemos este portazo. Si hay discrepancias hay que hablarlas. Si Aragón no se siente cómodo cuando decimos que Cataluña debe liderar los Juegos, por las posibilidades, el peso y la marca Barcelona que tiene, en todo caso se habla y se articula en un marco de diálogo», ha expresado Vilagrá en Rac-1. El Govern ha insistido en que está abierto a colaborar con otros territorios, pero rechaza de plano un proyecto compartido a partes iguales entre las dos comunidades.

«Tiene que ser una propuesta muy técnica y ponderada sobre los activos y valores de cada territorio. Entrar a valorar el 50% es casi absurdo desde el punto de vista que tienen unos Juegos Olímpicos», según la consejera. El Gobierno central, en cualquier caso, es la idea que ha defendido en todo momento. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó que la candidatura tiene que ser en condiciones de igualdad. Vilagrà, no obstante, ha advertido de que hizo «una promesa o consideración que no podría hacer en este momento».

Javier Lambán afirmó que tenía previsto fijar en la reunión con la Generalitat «la posición de Aragón de alineamiento con el COE, que lidera la candidatura y ha dicho con claridad cómo tiene que producirse«. El dirigente socialista señaló días que no habrá candidatura española a los juegos de invierno de 2030 si no hay igualdad entre Aragón y Cataluña.