El expresidente del Gobierno Felipe González / EFE

Felipe González, partidario del regreso a España de Juan Carlos I

El expresidente defiende al Rey emérito: «No se valora su legado ni se respeta su presunción de inocencia»

CRISTIAN REINO Barcelona

El expresidente del Gobierno, Felipe González, ha salido este miércoles en defensa del rey emérito, instalado en Abu Dabhi desde hace más de un año. González, en una conferencia en el Círculo Ecuestre de Barcelona junto a Miquel Roca, se ha mostrado partidario de su regreso a España. «Quiero que vuelva y que se respete su presunción de inocencia», ha asegurado el exmandatario socialista. A su juicio, al anterior jefe del Estado no le valora su «legado» ni se le «aplica la presunción de inocencia». «Todos llevamos una mochila, sobre todo si hemos hecho algo en la vida», se ha justificado. Al respecto, el exdirigente de Convergència y padre de la Constitución, Miquel Roca, que fue abogado de la infanta Cristina en el caso Nóos, ha destacado que es la «fortaleza» del sistema democrático el que permite que todo esto se vaya conociendo, pero en el caso del anterior rey, a su entender lo que ocurre es que la «presunción de inocencia es una presunción». «Es más divertida la presunción de culpabilidad», ha afirmado.

En el décimo aniversario del fin de ETA, González se ha acordado de su «amigo» Francisco Tomás y Valiente, expresidente del Tribunal Constitucional, asesinado por la banda terrorista, y también se ha acordado del atentado de Hipercor, en la capital catalana, en el que la organización terrorista asesinó a 21 personas y causó heridas a 45. «Me cogió en una visita de Estado a Brasil. Cuando median miles de kilómetros, la conmoción es mayor que si estás en la sala de máquinas», ha rememorado. Y ha recordado también que el Gobierno que presidía tenía conocimiento de que ETA preparaba un atentado en Barcelona pero no sabía que a quien asesinaría el comando terrorista era al ministro Ernest Lluch. Antes de entrar al acto, González ha opinado sobre las últimas declaraciones de Arnaldo Otegi. «Creo que ha hecho dos: esa, en la que no pidió perdón, desde luego, y después ha hecho otra, que cambia presos por Presupuestos», ha señalado. A su juicio, es «inaceptable» vincular la situación de los presos con los Presupuestos.

Roca ha criticado a quienes aún hoy, 10 años después de la desaparición de ETA, les cuesta «condenar la violencia y el terrorismo». «Nosotros los hemos hecho siempre», ha afirmado, refiriéndose a lo que en su día era CiU, que apoyó, por ejemplo, la ley de partidos, que permitió la ilegalización de Batasuna. El exportavoz de CDC en el Congreso ha señalado que le parece «ofensivo» que haya quien distinga todavía entre víctimas civiles y las que son policiales o militares.

Tanto González como Roca han defendido lo que algunos califican el régimen del 78 y en concreto han ensalzado los logros de la Constitución. «Me llena de satisfacción que alguien por torpeza nos llame régimen del 78. Es una declaración de principios, porque implica que dejamos atrás otro régimen, lo contrario de lo que nos lo critican», ha asegurado. «Es un orgullo, contribuimos a que hubiera un régimen, los que lo critican no han contribuido a nada», ha rematado. A su juicio, se dicen muchas «tonterías» sobre aquella época y se descontextualiza la historia. Miquel Roca ha calificado a los detractores de la Carta Magna de «ignorantes». Lo que ha conseguido la Constitución es «espectacular». Y ha destacado que fue un «pacto» y por lo tanto un acto de «coraje» y no de cobardía. «Me aburren las críticas a la Carta Magna», ha rematado. Ambos han opinado que podría cambiarse. Pero con consenso, ha reclamado Roca.

Temas

España