El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo. / Archivo

Feijóo tiende la mano a Sánchez para una cadena de pactos de Estado

El líder de la oposición propone que el acuerdo para eliminar de la Constitución el término «disminuido» sirva como pilar sobre el que retomar el diálogo

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Alberto Núñez Feijóo tendió este sábado la mano a Pedro Sánchez para «sentar las bases» de una cadena de grandes pactos de Estado. El líder de la oposición, que llegó a definirse como «progresista», mostró su cara más conciliadora en el XI Congreso Estatal de la ONCE en Madrid. Allí, propuso un acuerdo con el Ejecutivo socialista para eliminar del artículo 49 de la Constitución el «arcaico» e «injusto» término de «disminuido» y sustituirlo por el de «discapacitado» . Y que ese pacto sirva como pilar sobre el que retomar el diálogo en Moncloa con el objetivo de lograr el «bien mayor del desarrollo social y económico» de los españoles.

El máximo responsable del Partido Popular recordó que el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) y la propia ONCE llevan pidiendo desde hace años con insistencia la reforma de la Constitución. «Vamos a ver si somos capaces de hacerlo. Si el Gobierno está dispuesto nos sentamos este mes y antes de que empiecen los periodos largos electorales podríamos tenerlo aprobado», apuntó Feijóo. «Sería un buen acuerdo, el primer acuerdo», vaticinó.

«Intereses generales»

La práctica totalidad de su intervención fue un guiño a Sánchez a acercar posiciones. «El diálogo es posible. Y no hay ningún motivo para pensar en que el acuerdo no sea posible», abundó el presidente del PP, quien defendió que Gobierno y oposición tienen que buscar «tiempo y espacio» para compartir «reflexiones» siempre a la búsqueda de cumplir con la «filosofía del acuerdo por los intereses generales».

«Nuestra mano está tendida», insistió Núñez Feijóo, antes de adelantar algunos de los campos en los que vería bien un acuerdo como medidas para «mitigar» la inflación, «paliar» la crisis energética, robustecer la defensa nacional o «profundizar» en la independencia judicial.

Según Feijóo, estos pactos son urgente ante la situación que vive España con una economía que no ha recuperado los niveles de 2019 anteriores a la pandemia, con un «incremento descontrolado» de los precios, con la «creación de empleo ralentizada» y «más de 13 millones personas en riesgo de pobreza».

Atascada

La reforma de la Constitución que el líder del PP quiere que sirva de punto de partida para posteriores acuerdos está atascada desde hace más de un año. En mayo de 2021 el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de reforma del artículo 49 en el que ya no figuraba el término «disminuido» y sí el de personas con discapacidad.

Pero algo tan sencillo como eliminar una expresión requiere nada menos que de toda una reforma constitucional, por lo que el cambio debe ser aprobado por tres quintas partes del Parlamento (210 diputados del Congreso y 159 senadores), una mayoría muy cualificada.

Cuando en septiembre de 2021 el pleno del Congreso debatió las enmiendas a la totalidad, tanto Vox como PP vetaron la reforma. Y Los números no dan. Hasta hoy el PP era reacio a abrir el «melón» constitucional para evitar que la reforma pueda alcanzar a otros puntos «sensibles» del texto. Feijóo deslizó este sábado, sin embargo, la idea de que un informe del Consejo de Estado podría servir para no tener que someter a referéndum un cambio de este calado jurídico menor.