El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. / EFE

Feijóo se reunió por primera vez con Abascal la semana pasada

El encuentro se celebró a raíz de una petición efectuada por Vox a finales de julio y se enmarca en una estrategia de «normalidad política» en la que también se ha visto con Yolanda Díaz

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

Alberto Núñez Feijóo acelera su agenda política nacional con una serie de encuentros con los líderes de los diferentes partidos. Una estrategia que se destapó este miércoles tras conocerse que la semana pasada se reunió con Santiago Abascal. Fue la primera vez que ambos se citaban desde que el líder gallego accedió a la presidencia del PP y prefirieron hacerlo en secreto, lejos de los focos mediáticos. Así lo confirmaron fuentes de Génova y, posteriormente, ratificaron desde Vox. El encuentro, de cerca de una hora, fue «correcto». Se celebró a raíz de una petición efectuada por Vox a finales de julio. Ambos dirigentes compartieron impresiones sobre el contexto político nacional, «coincidiendo en parte del diagnóstico de la situación, aunque difiriendo en la manera de afrontarlo».

La estrategia del PP pasa por construir futuras alianzas electorales para tejer una futura red de apoyos en el caso de que Feijóo se presente a una eventual investidura si su formación resulta ser la fuerza más votada en las próximas generales. En Génova mantienen que la ambición es alcanzar una hegemonía lo suficientemente holgada para formar un Gobierno en solitario. Los sondeos electorales continúan situando en la suma con Vox la posibilidad de que Feijóo llegue a la Moncloa amparado por una mayoría absoluta. Desde su llegada a la presidencia del PP hace seis meses, y pese al primer acuerdo para cogobernar con Vox suscrito por los populares en Castilla y León, Feijóo se ha cuidado de retratarse junto a Abascal. Y de la reunión desvelada ahora no hay por ahora reflejo en imágenes.

El de Abascal no es el único encuentro a este nivel con líderes de otros partidos que ha mantenido y espera mantener Feijóo. Ya lo hizo con el presidente de UPN, José Javier Esparza, antes del verano, para compartir reflexiones acerca del escenario electoral en Navarra, con la coalición a la que concurrieron a las autonómicas -Navarra Suma, junto a la tercera 'pata' de Ciudadanos- en trance de diluirse. Ambas formaciones ya vivieron un conato de crisis en febrero, después de que los diputados regionalistas Sergio Sayas y Carlos García Adanero, rompieran la disciplina de voto y votaran en febrero en contra de la reforma electoral propuesta por el Gobierno y secundada por su partido. Un movimiento que no tuvo consecuencias, pero que avivó sospechas en UPN de un eventual transfuguismo de sus dos militantes hoy expulsados hacia el PP liderado entonces por Pablo Casado.

Feijóo también se vio hace dos semana en el Senado con el líder de Coalición Canaria, Fernando Clavijo, para estrechar relaciones y con la mirada puesta en posibles alianzas de investidura si finalmente ganase las generales de 2023. Pero podría tener que repetir esta cita si finalmente la actual diputada de los canarios, Ana Oramad, vence en las primarias para dirigir la coalición.

Una entrevista inesperada

Ambas reuniones eran conocidas, pero Génova desveló este miércoles otra menos esperada. Feijóo se entrevistó con la responsable de la plataforma Sumar y coordinadora de facto de Unidas Podemos en el Gobierno, Yolanda Díaz. El líder de los populares asegura que fue la vicepresidenta segunda, que aspira a que su proyecto sea clave en la próxima década y antigua opositora en Galicia del expresidente de la Xunta, la que se puso en contacto con él para verse las caras.

En la agenda de Feijóo también figura un encuentro con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, como el político vasco confirmó el pasado domingo durante el Alderdi Eguna (el Día del Partido, en euskera). Una reunión para la que aún no hay fecha, pero que ambas partes esperan celebrar en octubre. Esta circunstancia sirvió al líder nacionalista para presionar a Pedro Sánchez para que cumpla acuerdos aún pendientes. Desde Génova siempre se dijo que se daría prioridad al PNV antes de reunirse con el presidente de Vox, algo que molestó al partido de Abascal. Feijóo rectificó esa posición la semana pasada.