El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el nuevo líder popular navarro, Javier García / EP

Feijóo dice en Navarra que Bildu consigue más con Sánchez que con la violencia de ETA

El líder popular reprocha al Gobierno otorgar poder de decisión a «las minorías radicales»

Javier Arias Lomo
JAVIER ARIAS LOMO

El Partido Popular eleva el tono contra Pedro Sánchez y le acusa de que Bildu haya conseguido más con él como presidente del Gobierno que cuando la banda terrorista ETA ejercía la violencia. Así se pronunció hoy el presidente popular, Alberto Núñez Feijóo, quien, en el simbólico escenario de Navarra, tildó de «humillaciones» los pactos a los que el jefe del Ejecutivo ha llegado con la formación abertzale desde que está en La Moncloa. «Si el precio que hay que pagar para ser presidente del Gobierno es este, prefiero no ser presidente del Gobierno», sentenció Feijóo. para añadir que «no vale todo para alcanzar y retener el poder».

El líder popular, que clausuraba el congreso del PP navarro en el que Javier García fue elegido nuevo líder, llevó a cabo un enmienda a la totalidad al bagaje de Sánchez al frente del Ejecutivo y prometió derogar una docena de leyes marcadas por la controversia. Entre las mencionadas hoy por el expresidente gallego, la ley trans, la de eutanasia, la de educación, la del 'solo sí es sí' o la de memoria. Esta última, precisamente, constituye para Feijóo una «auténtica humillación al pueblo español» por haber otorgado a los de Arnaldo Otegui el «papel de redactores de dicha norma», dejando que sea su relato desleitimador de la Transición el que se imponga.

Junto a ello, el líder popular recuerdó que Sánchez ha concedido a Bildu «la medalla del primer paso para retirar la Guardia Civil de Navarra» –la cesión del tráfico a la comunidad foral es una medida que el Gobierno ha hecho efectiva a cambio del apoyo de la formación abertzale a las Cuentas públicas de 2023–. El presidente del PP incidió en que su proyecto, al contrario del de Sánchez, no pasa porque «las minorías radicales que no se sienten comprometidas con el conjunto de la sociedad dicten las normas al resto».

El ataque frontal a Sánchez se produce tan solo un día después del encuentro de Feijóo con sus socios europeos en Atenas y la denuncia que allí realizó sobre el «deterioro institucional» al que el líder socialista, a su juicio, está sometiendo a España. En la capital helena hizo partícipe al PP europeo –el grupo político más amplio de la UE– de su protesta por las designaciones para el TC de Juan Carlos Campo, exministro de Justicia, y Laura Díez, ex alto cargo del ministerio de la Presidencia. Una «última línea roja» traspasada por el Ejecutivo, a ojos de los populares, y un paso que Sánchez ha efectuado sin esperar al Constitucional tal y como indica el marco legal vigente. En Génova se muestran convencidos que Bruselas reprenderá al líder del PSOE por ello, siendo esta su última opción. Es muy difícil tumbar tales designaciones al tratarse de una prerrogativa del Ejecutivo.

Dichas designaciones llevaron hoy a Feijóo a hacer referencia los nombramientos que el Ejecutivo ha llevado desde que Sánchez es presidente y que han conllevado polémica por los perfiles escogidos: Dolores Delgado, exministra de Justicia, como fiscal general del Estado; la extitular de Trabajo Magdalena Valerio como presidenta del Consejo de Estado; o José Félix Tezanos, miembro del PSOE, como responsable del CIS.