Un grupo de activistas irrumpe en el Parlament con pancartas contra políticos. / efe

Un grupo de activistas irrumpe en el Parlament: «Solo sois unos vividores»

Forman parte de la plataforma Silenci y que exigen a los partidos independentistas que sean fieles al mandato del pueblo del 1-O y cargan contra las «miserias de los partidos».

CRISTIAN REINO Barcelona

Un grupo de activistas antipolítica han irrumpido este miércoles en el pleno de la Cámara catalana y han interrumpido la sesión, entre gritos contra todos los partidos. Desde la tribuna de invitados, se han colado al hemiciclo, sin que el servicio de seguridad hiciera nada para impedirlo, y se han acercado hasta la mesa, pasando por delante del presidente de la Generalitat y de todos los portavoces. Solo la CUP les ha aplaudido. «Diputados y diputadas: ni representantes ni legisladores, solo sois unos vividores», rezaban las pancartas que llevaban, en las que aparecían los logos de todos los partidos.

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, se ha visto obligada a paralizar el pleno, unos 5 minutos hasta que han abandonado el salón de plenos. Se trata de un grupo de activistas de la tercera edad que acostumbra a manifestarse con regularidad a las puertas del Parlament. En el exterior del hemiciclo, han explicado que forman parte de la plataforma Silenci y que exigen a los partidos independentistas que sean fieles al mandato del pueblo del 1-O y cargan contra las «miserias de los partidos». «La mesa de diálogo es una farsa», han asegurado, tras reivindicar a Xirinachs, un histórico dirigente nacionalista, exsenador que se presentaba como amigo de ETA. «Es un orgullo no pertenecer a ningún partido, y más cuando la calidad humana que vemos aquí dentro es tan baja», ha afirmado uno de ellos.

El pleno, mientras, ha escenificado una nueva división en el independentismo. La sesión ha comenzado con una foto que visibiliza las enormes diferencias que hay entre ERC y Junts. El presidente de la Generalitat, consejeros de Esquerra y diputados republicanos han promovido una foto en las escalinatas del Parlament para mostrar su apoyo a las manifestaciones convocadas para hoy en defensa de la inmersión lingüística. La comunidad educativa ha convocado para hoy una huelga para protestar contra la sentencia que obliga al Govern a impartir el 25% de las clases en castellano. Aragonès y ERC se han sumado a las protestas con la foto en la Cámara catalana, pero solo han recibido el apoyo de uno de los consejeros de Junts, Josep Maria Argimon. Ningún diputado de Junts ni de la CUP ha posado en la foto.

Esta división entre las tres fuerzas independentistas se ha trasladado también a la sesión de control al Gobierno autonómico. «No cesaré al consejero Cambray», ha replicado el presidente de la Generalitat a la CUP que ha pedido la cabeza del consejero de Educación, que afronta hoy el quinto día de huelga en el sector. A Junts, Aragonès le ha pedido «rigor» y que no mezcle carpetas, como puede ser el caso de la del Sáhara con la de Cataluña. Albert Batet, de Junts, le ha preguntado si el Gobierno central tiene credibilidad y merece su confianza para afrontar el conflicto catalán tras haber «incumplido las resoluciones de la ONU» en relación al derecho de autodeterminación de Sáhara Occidental». «Le pido un esfuerzo» y «rigor», ha dicho Aragonès, para situar cada carpeta en su sitio. Eso sí, ha advertido de que seguirá defendiendo la autodeterminación de Cataluña y la amnistía allá donde haga falta, es decir en la mesa de diálogo, y haga lo que haga el Gobierno español en otros ámbitos.