La vicepresidenta segunda del Gobierno y Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Diaz. / EFE

Díaz apunta a deducciones y reducciones del IRPF para rentas bajas

La vicepresidenta segunda sostiene que el objetivo de las negociaciones de Presupuestos en el seno del Gobierno es subir impuestos a los que más tienen para poder bajarlos a los que menos

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERAS Madrid

El paquete fiscal que incluirá el proyecto de Presupuestos de 2023 no sólo afectará a las rentas más elevadas. Yolanda Díaz argumentó este miércoles que el objetivo es subir impuestos a quienes más tienen para poder bajarlos a las rentas más bajas. La vicepresidenta segunda admitió que ese propósito forma parte de la negociación entre UP y PSOE y, aunque eludió mayor concreción, sí apuntó a una intervención quirúrgica en el IRPF para actuar por arriba sobre las rentas de capital y por abajo sobre deducciones y reducciones en las rentas del trabajo.

En el Gobierno, tanto en el ala socialista como en la morada, siguen siendo muy críticos con la idea de una deflactación del impuesto de la renta similar a la que lleva meses proponiendo el PP de Alberto Feijóo, las que ya han abordado varias comunidades populares y a la que este pasado martes se apuntó el presidente de la Comunidad Valenciana, el socialista Ximo Puig. Pero, tras varios días incidiendo en que lo que exige el momento es demandar más de quien más tiene, han empezado a abrir la puerta más claramente a bajadas selectivas para clases medias y bajas.

La ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero, insistió ayer en mostrar su oposición a rebajas generalizadas que puedan suponer un «vaciamiento» de las arcas públicas (algo que, en privado, el Gobierno atribuye a la actuación de Ximo Puig) pero en su argumentación, sustentada en opiniones emitidas por organismos internacionales como el FMI, la OCDE o el BCE, dejó un resquicio a actuaciones concretas a la baja sobre determinados impuestos.

La ministra de Hacienda remarcó, de hecho, que el debate sobre la politica fiscal no atañe solo a la protección del estado de bienestar y que es también una cuestión de «eficiencia económica». «Se trata de no crear grandes élites que tengan mucho sino de crear una sociedad resistente que, ante los embates que está sufriendo la economía, tenga capacidad de consumo, de protección de renta; en definitiva, que no decaiga la economía por el miedo o por las dificultades de los ciudadanos ante lo que pueda ocurrir», adujo.

Díaz, a la que los socialistas reprochan falta de discreción, explicó después en una entrevista nocturna en TVE que lo que su grupo ha puesto por la mesa han sido cosas ya sabidas como medidas para que las rentas del capital paguen más o actuaciones para que el tipo efectivo del impuesto de Sociedades que pagan las grandes empresas se acerque al 15% nominal. También apuntó a rebajas del IVA sobre productos de higiene femenina y defendió una bajada del IVA de alimentos básicos (algo que también reclama Feijóo).

En lo que se refiere a rebajas en el IRPF, en cambio, se mostró más criptica, aunque recordó que Unidas Podemos ya defendió hace meses medidas que actuaban sobre los preceptos19.2 y 20 del del impuesto (reducciones y deducciones). Aun así, evitó profundizar en la cuestión y rechazó responder a la pregunta de si bajaría tipos en los tramos más bajos de la escala con el argumento de que en ese asunto tiene una opinión personal.

En Podemos rechazan abiertamente esa última opción. No en vano, al tiempo que la vicepresidenta segunda hablaba en el 24 horas de TVE, la secretaria general de la formación, Ione Belarra, lo hacía en la Ser para dejar clara su posición. «En estos momentos no podemos permitirnos entrar a debatir sobre bajadas de impuestos», dijo tras acusar al Psoe de haber llevado ese asunto a la negociación presupuestaria a raíz del anuncio de Ximo Puig.