Casado tacha de «escándalo» el reparto de los fondos europeos

El líder del PP bendice la ofensiva de sus barones mientras el Gobierno se revuelve ante el intento de «boicotear» las ayudas comunitarias

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

El reparto de los fondos europeos ha abierto un nuevo flanco de confrontación entre el Gobierno y el principal partido de la oposición. Las comunidades gobernadas por el PP denuncian un reparto que consideran «arbitrario» por parte del Ministerio de Trabajo que el pasado 19 de octubre otorgó a Valencia, Extremadura, Navarra y País Vasco –en cuyos gobiernos participa el PSOE– una subvención directa de nueve millones de euros. El Ejecutivo madrileño, incluso, lo ha impugnado ante el Tribunal Supremo al considerar que no se han seguido «criterios objetivos» para la distribución de estas ayudas. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, se ha sumado a Isabel Díaz Ayuso y ha enviado un requerimiento al Consejo de Ministros para que anule el reparto «injustificado» y no descarta recurrir también a la vía judicial. Tampoco Andalucía, Castilla y León y Murcia. «Es un escándalo», denunció este jueves Pablo Casado.

La ofensiva legal y política emprendida por los barones territoriales del PP y por un centenar de alcaldes del partido cuenta con la bendición del líder de los populares, para quien ese reparto «clientelar» hecho por el Gobierno de Pedro Sánchez puede «devenir en prácticas irregulares» –evocó el antecedente de los ERE de Andalucía– y llevar «a la corrupción». En una entrevista en Antena 3, Casado defendió la necesidad de que el Ejecutivo distribuya los fondos de Bruselas «con transparencia» a través de una «agencia independiente», como han hecho en Italia o Grecia, para evitar criterios políticos.

Los conservadores lamentan que el Gobierno haya rechazado hasta ahora todo elemento de transparencia, fiscalización y control de los fondos, tanto a través del Congreso como de una entidad independiente, pese a que es un mecanismo que está dentro del reglamento de la gestión de los recursos comunitarios, y haya decidido repartirlos «a dedo». «Lamentablemente se veía venir», afirmó Casado, que cargó contra Sánchez por no haber conseguido ejecutar «más que cien millones de euros de 24.000 en todo el año 2021».

Esta sombra de duda que se arroja desde el PP sobre los criterios de reparto de los fondos Next Generation irrita al Gobierno, que lamentó que el principal partido de la oposición «se haya instalado en el no y en la destrucción», tratando de «boicotear» las ayudas procedentes de Bruselas dentro del plan para ayudar a la recuperación tras la pandemia. «Quien cuestiona al Gobierno de España en el despliegue de estos fondos está cuestionando a la Unión Europea», señaló la portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez.

Remar en la misma dirección

La también ministra de Política Territorial defendió la «transparencia» con la que el Gobierno ha gestionado el reparto de las ayudas y afeó a la presidenta de Madrid que se queje del mismo por «sectario» y de que a su comunidad le falta dinero mientras continúa bajando los impuestos en la comunidad. «Le debe sobrar el dinero porque renuncia a recaudar en el marco de sus competencias», señaló Rodríguez en Telecinco.

La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, recordó por su partea Isabel Díaz Ayuso que se le han asignado a su comunidad más de 1.300 millones de euros de los fondos europeos, siendo Madrid la tercera región que más recursos ha recibido. «Pediría a todos los representantes políticos y de las administraciones públicas que rememos todos en la misma dirección y que nos centremos –recalcó– en hacer bien nuestro trabajo para conseguir desplegar este programa de inversiones y reformas, pensando en las generaciones más jóvenes».