La vicepresidenta primera, Nadia Calvño, este viernes en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. / EFE

Calviño enfría la audiencia de Díaz con el Papa y la reduce a la «normalidad»

La vicepresidenta primera presume de haber estado anteriormente «dos veces» con el pontífice

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

La audiencia del papa Francisco con la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, que se celebrará este sábado a las 11.00 h. en el Vaticano, ha levantado una marejada de reacciones, también dentro del Gobierno. Mientras que la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, se empeñaba durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes a rebajar la visita a «normalidad institucional» (todo pese a que el pontífice solo suele entrevistarse con jefes de Estado), la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, tomó la palabra inesperadamente para reivindicar que ha estado «dos veces con el Papa en diferentes actos y lo veo de lo más normal».

La frase va más allá de lo anecdótico y evoca al enfrentamiento que ambas vicepresidentas mantuvieron por la derogación de la reforma laboral. El choque más sonado fue el que se produjo el pasado 22 de octubre cuando Unidas Podemos pidió una reunión de urgencia con su socio de Gobierno después de que Calviño reivindicara coordinar las negociaciones que Díaz encabezaba desde hacía meses. El presidente, Pedro Sánchez, intervino para limar las diferencias, pero las cicatrices por el encontronazo se mantienen en el Ejecutivo.

El último los dos encuentros que la también ministra de Economía mantuvo con Francisco se produjo el 14 de mayo, cuando fue invitada a participar en un seminario organizado por el Vaticano sobre los desafíos éticos, económicos y políticos ligados a la crisis causada por el Covid-19. Aunque fue por vía telemática y contó con la presencia de algunos de sus homólogos europeos y otros expertos. Anteriormente también estuvo presente junto al Papa en un evento en mayo de 2019 organizado por Naciones Unidas, el Gobierno de Chile y la Academia Pontificia de Ciencias.

Sin embargo, a diferencia de Calviño, Díaz mantendrá una reunión bilateral con el máximo representante de la Iglesia Católica, la primera de un miembro de Unidas Podemos con un Papa y la segunda que se produce con el actual Gobierno, después de la visita de Pedro Sánchez al Vaticano en octubre de 2020. Según fuentes de la vicepresidencia segunda, la audiencia girará «sobre algunos retos comunes como la crisis sanitaria y social de la Covid-19».

El presidente conocía la visita de Díaz al Vaticano desde hace dos semanas, aunque se hizo pública apenas tres días después de que el Gobierno propusiera a la exministra de Educación, Isabel Celaá, como nueva embajadora ante la Santa Sede. Una información que causó sorpresa entre los obispos españoles, porque España aún no tiene el placet del Vaticano para el nombramiento.

Sobre si Díaz acude al encuentro de este sábado como representante o no del Gobierno, desde Moncloa se limitan a señalar que «la vicepresidenta siempre es vicepresidenta».

EnPodemos, en cambio, dejan a un lado la supuesta «normalidad» de una audiencia papal y definen el encuentro como «estupendo». «Me parece fenomenal. Y creo que es la mejor noticia porque tenemos mucha sintonía de las luchas contra las injusticias sociales que tiene el Papa», destacó este viernes la secretaria general de la formación morada y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, en el pasillo del Congreso de los Diputados.

Para el Partido Popular, en cambio, la visita de Díaz responde a una «estrategia de autopromoción» y «una gira propagandística de una vicepresidenta», señaló este viernes la portavoz de los populares Cuca Gamarra. Desde el Gobierno, Rodríguez le respondió que no deja de sorprenderle que «incluso la Iglesia Católica y el Papa» sean «un motivo para hacer oposición por parte del PP» al Ejecutivo.