Siete de las escuelas donde hubo cargas policiales el 1-O celebraron este viernes actos de conmemoración por el referéndum. / E. P.

La bronca entre socios obliga al Govern a suspender el acto institucional del 1-O

El nacionalismo catalán regresa a algunas de las escuelas del día del referéndum unilateral y amenaza con volver a hacerlo

CRISTIAN REINO Barcelona

El clima de enfrentamiento que hay entre ERC y Junts obligó este viernes al Govern a suspender a última hora el acto oficial que tenía previsto celebrar para conmemorar el 1-O en el Palau de la Generalitat. El Gobierno catalán preparaba un evento por el quinto aniversario del referéndum ilegal, con la presencia del presidente de la Generalitat y los consejeros del Ejecutivo. Tras la destitución del vicepresidente Jordi Puigneró y con la amenaza de ruptura a la vuelta de la esquina, no está el ambiente para hacer una celebración unitaria. En su lugar, el Gobierno catalán ha programado una declaración institucional del presidente de la Generalitat. Será a las 14 horas.

El discurso de Aragonès será en medio de las negociaciones con Junts y tres horas antes de la manifestación convocada por la ANC, Òmnium y el Consejo para la República en Barcelona para reivindicar la vigencia del mandato del 1-O. En la concentración intervendrán Carles Puigdemont y Carme Forcadell, pero en cambio la presencia de Aragonès no ha sido anunciada. Este acto no aparece en su agenda oficial. ERC, que este viernes celebró un acto propio para reivindicarse como el principal artífice de la organización del 1-O, sí acudirá, a diferencia de la manifestación de la Diada. También estarán las demás fuerzas nacionalistas y las entidades sociales.

El clima hostil que se vivió en el 11-S contra el Govern y contra ERC se repetirá este sábado. Antes de la manifestación, la ANC levantará un muro de urnas en la plaza Sant Jaume, frente al Palau de la Generalitat, para visibilizar el alejamiento del Govern respecto al resultado del 1-O.

Un avance de la tensión ya se vivió este viernes. El Consejo para la República había previsto una nueva ocupación de escuelas como el 1-O. Al final, no hubo tal ocupación. Pero sí pequeños mítines en siete centros electorales del referéndum ilegal donde se registraron cargas policiales. Los partidos y el Govern «no tienen rumbo», afirmó Roger Español, que el día del referéndum perdió un ojo por el impacto de una pelota de goma lanzada por la Policía. «Están abandonando el 1-O, nos hemos quedado atrás» remató.