La portavoz de JxCat en el Congreso Laura Borrás / EFE / EP

Borràs rectifica sobre la DUI, mientras se defiende de los vetos

La candidata de JxCat asegura ahora que la declaración de independencia no llegará al día siguiente de las elecciones, sino cuando se pueda defender

CRISTIAN REINO Barcelona

Primera rectificación de calado a mitad de la campaña entre uno de los tres aspirantes a la victoria de las elecciones catalanas. Laura Borràs, candidata de JxCat a la presidencia de la Generalitat, ha echado agua al vino a una de sus promesas estrella de la campaña, la de reactivar la declaración unilateral de independencia, si el secesionismo obtiene más del 50% de los votos el próximo 14 de febrero. Borràs ha asegurado esta mañana en RTVE que la DUI no llegará al día siguiente de las elecciones, como dejó caer en un primer momento, sino que la proclamación de la república, como la del 27-O de 2017, se aprobará cuando pueda ser «defendida». «Cuando estemos en condiciones de no recular, cuando podamos defenderla y no dar marcha atrás», ha asegurado.

JxCat, de hecho, se había quedado solo en la defensa de una nueva declaración unilateral de independencia, que han rechazado en campaña, tanto ERC como la CUP, que acusan a los postconvergentes de vender humo y practicar el independentismo mágico. Esta mañana, Pere Aragonès ha insistido en la idea y ha afirmado que plantear una declaración de independencia en estos momentos no es «viable». En concreto, el programa de JxCat, que no se hizo público hasta ayer, señala que si el independentismo supera la mitad más uno de los votos, «será necesario que todos los actores del independentismo hagan los preparativos necesarios para hacer efectivo el mandato del 1-O y culminar con la activación de la declaración de independencia firmada el 10 de octubre de 2017 y votada por el Parlamento el 27 de octubre siguiente».

La campaña se le está complicando a Laura Borràs. Y es que, tanto la CUP como ERC amenazaron ayer con no apoyar su investidura, si JxCat gana las elecciones. Los anticapitalistas afirmaron en un primer momento, por boca de su candidata Dolors Sabater, que no investirían a alguien que está imputado, aunque poco después rectificaron y negaron el veto. Pero el aviso ahí queda. Igual que el de ERC. Oriol Junqueras aseguró que Laura Borràs, si fuera de ERC, no sería candidata, por su condición de investigada por presunta corrupción. «Siempre que ERC se ha encontrado con una situación de este tipo ha pedido a su militante que, fuese quien fuese, renunciase a ser candidato», dijo Junqueras en la Sexta. Aunque los republicanos trataron de esquivar el veto, no lo rechazaron. Borràs ha mostrado esta mañana su decepción por las críticas que le lanzan desde el independentismo, que a su juicio hacen el juego a la «represión» del Estado y a la «injusticia española». «¿Están la lado de la causa catalana o de la injusticia?», ha cuestionado. La dirigente nacionalista ha recordado que Sabater declaró por imputación y por tanto también debería dejar de ser candidata.

Laura Borràs propuso el lunes un debate a tres con Aragonès e Illa, los tres candidatos que se juegan la victoria. Pero el aspirante de ERC ha rechazado esta mañana ese combate a tres. «No quiero un debate para discutir con la señora Borràs», ha asegurado. Esquerra apuesta por un cara cara entre Aragonès e Illa. El dirigente socialista acepta el envite, pero ha advertido que será «complicado» que se acabe celebrando, porque hay más actores interesados que pueden sentir que salen perjudicados. Aragonès ha celebrado que Junts haya rectificado su programa secesionista y que se sume a la reivindicación de un referéndum pactado. «ERC es el original, Junts, la copia», ha afirmado en una conferencia del fórum Tribuna Catalunya. Los republicanos insisten en tratar de convertir los comicios en un mano a mano con los socialistas.

Salvador Illa también ha atacado a la dirigente de Junts. «Hay que pasar página de todo esto. No todo son conjuras, no hay una acción para investigar si una persona ha cometido una acción reprobable o no. Hay que dar explicaciones y punto«, ha señalado en unos desayunos organizados por Europa Press. Illa ha apostado por que Cataluña vuelva a liderar la negociación con el Gobierno central de un nuevo modelo de financiación. Ha rechazado, eso sí, reclamar un pacto fiscal, en línea con el concierto vasco. También ha apostado por la «cocapitalidad» de España, con Madrid y Barcelona como referentes. Si es presidente de la Generalitat, ha señalado que convocará «regularmente» la mesa de diálogo con el Ejecutivo central.