Laura Borràs, presidenta del Parlament. / EFE / EP

Borràs propone a Aragonès como candidato a la presidencia de la Generalitat

Junts da casi por hecho que el dirigente de ERC no saldrá investido en la primera votación del pleno del viernes

CRISTIAN REINO Barcelona

La presidenta de la Cámara catalana, Laura Borràs, propuso este miércoles formalmente al cabeza de lista de ERC, Pere Aragonès, como candidato a la presidencia de la Generalitat, en el pleno de investidura, que se celebrará el viernes, mes y medio después de las elecciones catalanas. Borràs tomó esa decisión, tras completar la ronda de contactos con PSC, ERC, Junts y Vox.

La presidenta del Parlament se ha decantado por el dirigente republicano, a pesar de que sigue sin contar con los apoyos necesarios para salir investido. Borràs dijo que propondría al candidato «más viable». Salvador Illa (PSC) también se había postulado pero a día de hoy solo contaría con el apoyo de Ciudadanos (39 escaños en total). La dirigente nacionalista ha constatado que el dirigente de ERC es el que más posibilidades tiene de salir elegido, aunque su investidura esté aún en el aire.

Aragonès, en estos momentos, solo dispone de 33 votos a favor, que son los diputados de su partido y necesita al menos 68 para alcanzar la mayoría absoluta. La CUP también podría respaldar al líder republicano, en virtud del acuerdo suscrito entre Esquerra y los anticapitalistas, si bien estos celebraron este miércoles una consulta interna entre sus bases y hoy darán a conocer su decisión, aunque durante el día sectores muy importantes de la formación, como Endavant, anunciaron que están en contra.

«Acepto la propuesta de la presidenta Laura Borràs y defenderé mi candidatura a la presidencia de la Generalitat», afirmó Pere Aragonès. «Estoy convencido de que es más urgente que nunca formar un gobierno de transformación para afrontar con firmeza y valentía el rescate social, la recuperación económica y la salida democrática al conflicto con el estado, basada en la amnistía y la autodeterminación», señaló.

Después de su encuentro con Borràs, la portavoz de Junts en el Parlament, Gemma Geis, avanzó que su partido está dispuesto a investir a Aragonès, pero a día de hoy cree que no es posible. Los postconvergentes creen, eso sí, que en «días o semanas» podría haber fumata blanca. Junts, de entrada, afirmó que «previsiblemente» mañana no habrá investidura. El candidato de ERC tendrá que esperar a la segunda vuelta, dos días después de la primera votación. Hasta ahora, esa segunda vuelta se celebraba 48 horas después, pero la presidenta de la Cámara catalana afirmó que la segunda votación podría ser el martes, porque lo que hay que contar son dos «días hábiles». Si la investidura de Aragonès resultara fallida, los independentistas tendrán dos meses para desencallar la formación de gobierno.

En cualquier caso, Borràs tiene intención de dar algo de aire a los negociadores, que siguen estancados entre los recelos personales y la hoja de ruta soberanista. Jordi Sànchez, en la conferencia que pronunció el martes para fijar la posición de Junts, prometió lealtad al futuro presidente de la Generalitat en el diálogo con el Gobierno en cuanto se constituya la mesa entre los dos ejecutivos. Pero lo que Junts exige a ERC es que se comprometa por escrito con la vía unilateral en caso de que fracase la negociación con el Gobierno.

Protagonismo de Puigdemont

El pacto suscrito entre Esquerra y la CUP fija 2023 como límite temporal para que la mesa de diálogo dé frutos. Y habla de «generar las condiciones para plantear un nuevo embate democrático, durante esta legislatura, priorizando un referéndum». Sin embargo, JxCat exige un posicionamiento más explícito con la vía unilateral. Los postconvergentes temen que ERC les «enrede» con la apuesta por el diálogo con el Gobierno. Además, la formación nacionalista reclama un papel central para el Consejo para la República en la toma de decisiones de la estrategia del 'procés', es decir, exigen a ERC_mayor protagonismo para Puigdemont.

Esquerra trató este miércoles de no darse por vencida y no descartó que Aragonès salga investido mañana. «El acuerdo es posible», afirmó la portavoz del grupo, Marta Vilalta. «No hay diferencias insalvables», apuntó. Salvador Illa, mientras, insistió en que como ganador de las elecciones debía haber sido propuesto como candidato a la investidura. «Nadie la tiene garantizada», avisó.