Arrimadas: «No es necesario que tengan que humillarse ante Otegi»

La líder de Ciudadanos insiste en su política de mano tendida y advierte al Gobierno de que tendrá que elegir entre ellos o Bildu y ERC

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

Inés Arrimadas no tenía ninguna duda. Pero por si le quedaban Pablo Echenique primero y Gabriel Rufián después se lo han dejado claro. Ni Unidas Podemos ni Esquerra quieren a su partido en la ecuación presupuestaria. «Ciudadanos no es incompatible con ERC, es incompatible con la izquierda», ha advertido el portavoz republicano en el Congreso. «No pueden huir de la foto de Colón porque ustedes dependen de la ultraderecha para ser algo», ha señalado, por su parte, el portavoz del grupo confederal. La respuesta no se ha hecho esperar. La líder de los liberales ha avisado al Ejecutivo de que «van a tener que elegir» entre «la vía sensata de Ciudadanos o la vía del separatismo de ERC y Bildu que vuelven a humillar a todos los hijos que quieren que sus hijos se escolaricen en castellano».

Arrimadas ha subido este jueves a la tribuna para pedir «responsabilidad» a todos los grupos de cara a los Presupuestos y para insistir en su disposición a negociar con el Gobierno por mucho que morados y republicanos aprieten para que no sea así. La portavoz ha reprochado a los dos grandes partidos, PP y PSOE, que nunca en 40 años se hayan sentado juntos a negociar unos Presupuestos y hayan preferido «venderse» a nacionalistas e independentistas por unos cuantos votos. «Tenemos una España bipolar porque los dos principales partidos llevan 40 años cavando trincheras. Y cuando nos sentamos con unos y otros todos se sorprenden», ha dicho.

La líder de Ciudadanos no ha parado de insistir en que el Gobierno tendrá que elegir entre dos vías: «la de la moderación» o «la radicalidad económica de Podemos y las cacicadas del independentismo». «Aquí tienen la mano tendida de Ciudadanos hasta el último momento», ha insistido. «No es necesario que tengan que humillarse ante Otegi. Jamás podrán decir que no tuvieron otra opción», ha zanjado.

Sin condicionar el voto

La titular de Hacienda, María Jesús Montero, ha aplaudido «la valentía» de Arrimadas por el giro que ha dado la formación desde que asumió las riendas del partido hace ahora un año. Una posición que sabe, ha dicho, «que no es nada fácil para usted», no sólo «por las presiones externas de PP y Vox», sino las que pueda haber internamente. La ministra le ha ofrecido seguir negociando sin condicionar su voto a «cuestiones que no tienen nada que ver con los Presupuestos». Algo imposible si el Ejecutivo no acepta las exigencias de los liberales entre las que destacan rectificar con la 'ley Celáa´ o firmar un compromiso por escrito para que no se celebre un referéndum de independencia en Cataluña.

Montero ha tratado de mantener los puentes de diálogo en todo momento y ha vuelto a pedir a unos y otros que no se veten los apoyos a unas cuentas públicas muy necesarias. La también ministra portavoz ha criticado que no tenga como objetivo prioritario el interés de las personas en la situación de crisis que vive España y que estén más pendientes «del con quién que del qué».