El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, este miércoles durante su reunión con el expresidente catalán Carles Puigdemont en Bruselas. / efe

Aragonès pide responsabilidades políticas en el caso Pegasus

El dirigente catalán ha acudido a la capital belga para reunirse con representantes de de JuntsxCat, ERC, En Comú Podem y PSC

OLATZ HERNÁNDEZ Bruselas

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha pedido «responsabilidad» a los partidos políticos catalanes para lograr un acuerdo «lo más amplio posible» sobre el modelo educativo catalán. Durante su visita al Parlamento Europeo en Bruselas, también ha reclamado al Gobierno español que el espionaje a políticos independentistas a través del programa Pegasus tenga «consecuencias políticas» y ha pedido una mayor transparencia en la investigación.

El dirigente catalán ha acudido a la capital belga para reunirse con representantes de de JuntsxCat, ERC, En Comú Podem y PSC, a los que ha instado a «continuar trabajando» para blindar el modelo de inmersión lingüística de la escuela catalana. Además, ha asegurado que se implicará en el proceso: «Haré todo lo que esté en mis manos para que sea así», ha señalado.

El Govern prepara una nueva ley que incluya un rechazo explícito a la distribución de lenguas por porcentajes y se enfrenta a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que obliga a impartir un 25% de las clases en castellano en las escuelas catalanas. Los comuns están estudiando la nueva propuesta de ERC y Junts, mientras que el PSC la rechaza.

Encuentro con Sánchez

Sobre la próxima reunión de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat, el dirigente catalán ha insistido en que está abierto a encontrarse con Pedro Sánchez, pero ha pedido que no sea solo para «una foto». «Es necesario que se den explicaciones, transparencia, asunción de responsabilidades y garantías de no repetición», ha insistido en relación a los casos de espionajes a través de Pegasus a líderes independentistas, entre los que se encuentra el propio Aragonès.

Preguntado por el regreso del rey emérito Juan Carlos I a España, el mandatario ha criticado la vuelta con «alfombra roja» del monarca frente a la situación de «exiliados políticos» como Carles Puigemont y los eurodiputados de Junts. A su juicio, Juan Carlos I debe «asumir todas sus responsabilidades» y ha denunciado que la Fiscalía archive las investigaciones en curso: «Demuestra que en materia de calidad democrática y de asunción de responsabilidades el estado español deja mucho que desear».