Pere Aragonès. / EFE

Aragonès considera «imposible» el encaje de Cataluña en España

El presidente de la Generalitat descarta al PSC para la gobernabilidad en Cataluña esta legislatura

CRISTIAN REINO

Pere Aragonès ha dado un giro al discurso independentista desde que accedió a la presidencia de la Generalitat, hace seis meses. Ha apostado por el diálogo con el Gobierno, como vía para la resolución de la cuestión catalana, y ha impuesto una agenda soberanista más pausada que la que le reclamaban sus socios de Junts. La unilateralidad ha quedado además aparcada a pesar de la amenaza de la CUP de tumbarle las cuentas. Asimismo, no descarta participar en algunos de los foros multilaterales del Estado, como la conferencia de presidentes autonómicos o el consejo de política fiscal y financiera. Sin embargo, Aragonès advierte de que no está dispuesto a «rendirse» como independentista, pues considera que el encaje de Cataluña dentro de España es «imposible».

A su juicio, nunca reconocerá un desarrollo amplio del catalán hasta llegar a blindarlo, ni admitirá la representación del Govern en el exterior ni permitirá un trato fiscal a la comunidad catalana para que gestione al 100% sus recursos. Aragonès afirmó ayer en una conferencia organizada por RTVE que todos estos factores nunca se darán y en consecuencia cree que un acomodo de Cataluña dentro del Estado que satisfaga a una amplia mayoría de catalanes no es viable.

Eso sí, emplazó al Gobierno a que ponga una oferta sobre la mesa. Y en ese caso, no descartó sentarse a discutirla y a negociarla. Pero de momento, su única propuesta es la autodeterminación y la amnistía. Un referéndum sobre la independencia, como paso previo a la separación, aunque también en este caso el presidente de la Generalitat estaría dispuesto a escuchar variantes, como podría ser convocar una consulta que no fuera binaria, de sí o no a la independencia, sino que incluyera una tercera opción, como podría ser la oferta que pudiera hacer el Gobierno, por ejemplo, de un nuevo Estatuto de autonomía o una reforma constitucional.

Motivos de discursión

En cualquier caso, cree que todos estos asuntos deben ser motivo de discusión en la mesa de diálogo, en la que se sientan el Gobierno y el Govern para buscar una salida al atolladero catalán. Aragonès reclamó este lunes a Pedro Sánchez una nueva reunión lo antes posible, que algunas fuentes del Govern catalán sitúan en torno al mes de enero.

A su entender, la siguiente cita debería servir para visualizar algún tipo de avance. El presidente de la Generalitat aprieta para que las conversaciones con el Ejecutivo no queden estancadas, pero es consciente de las dificultades. Por ello, se ha fijado como objetivo de la legislatura, no tanto que haya un acuerdo sobre el referéndum, pues sabe que las posiciones están muy alejadas. La mesa, apremió, «debe dar frutos esta legislatura». «Hay que poder ver que tiene sentido seguir apostando por la negociación», afirmó, obviando, por ejemplo, que el Gobierno ya he hecho algunas concesiones, como indultar a los nueve presos del 'procés'.

En clave catalana, se mostró partidario de llegar a amplios acuerdos durante la legislatura, tras desencallar los Presupuestos con los comunes y alejarse de la CUP, aunque sigue excluyendo al PSC de la gobernabilidad. Y lo seguirá haciendo, mientras el PSC rechace la idea del referéndum. El president confía en rehacer el acuerdo con la CUP, si bien sigue dejando en el aire el compromiso de someterse a una moción de confianza a los dos años de mandato, como establece el pacto de investidura entre ERC y los anticapitalistas.

Puigdemont pregunta si hay orden de detenerle

Los abogados del expresidente catalán Carles Puigdemont y de los exconsellers Clara Ponsatí y Toni Comín han preguntado al juez de instrucción del `procés' en el Tribunal Supremo, Pablo Llarena, si ha procedido ya a retirar formalmente la euroorden que pesa contra ellos, después de que Tribunal General de la Unión Europea el pasado viernes rechaza de nuevo devolver la inmunidad al exjefe de gobierno autonómico y sus consjeros al entender que el proceso contra ellos estaba «suspendido» y, por tanto, también las órdenes de detención europeas.

«Por medio del presente escrito venimos a interesar que, a los efectos legales oportunos, por el excelentísimo magistrado instructor de las presentes se nos informe sobre el estado del presente procedimiento penal, que el Vicepresidente del Tribunal General ha considerado suspendido de conformidad con lo previsto en el artículo 23 del Protocolo número 3 sobre el Estatuto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea», pidió la defensa de los tres huidos.

En particular, los letrados de Puigdemont reclaman saber si Llarena ha dictado las «oportunas instrucciones» para hacer efectiva esa suspensión del procedimiento penal a todos los efectos, «especialmente en lo relativo a las distintas órdenes de detención emitidas en esta causa penal». Los abogados del 'expresident' reclaman explicaciones especialmente detalladas al instructor, en el sentido de si ha comunicado la suspensión a las fuerzas de seguridad del Estado al Sistema de Información de Schengen y a Interpol.