Gabriel Rufián y Aitor Esteban acuden a la Junta de Portavoces del Congreso este martes. / EFE

Los aliados de Sánchez marcan distancias tras el batacazo en Andalucía

Esquerra y EH Bildu advierten a los socialistas que «no deben dar un giro a la derecha» en esta recta final de legislatura y acusan a Unidas Podemos de «ponerse de perfil»

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

Los aliados del Gobierno ya han tomado nota del resultado de las elecciones andaluzas del pasado domingo, que propició el peor resultado de la historia para el PSOE y dejó a las confluencias de Unidas Podemos en una posición más debil. Ante ese panorama, EH Bildu y Esquerra temen un giro a la derecha por parte de los socialistas en la recta final de la legislatura y le instan a «demostrar que son de izquierdas ahora. «Se equivocaría mucho Sánchez pensando que, haciendo el Feijóo, se arregla. Si ahora se hace el moderado o de derechas, se equivoca, debe hacer de lo que es. Si son de izquierdas, que lo demuestren», ha advertido el portavoz de ERC, Gabriel Rufián.

Rufián ha indicado que las elecciones andaluzas han demostrado que «la gente le ha perdido el miedo a Vox» y que «el argumento de que viene el lobo ya no vale», y también se ha visto que «la división es un lujo que la izquierda no se puede permitir». También ha culpado del resultado al PSOE, «por no saber vender bien sus medidas», y a Unidas Podemos, «por ponerse de perfil».

Para la portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua, los resultados de las elecciones andaluzas son «una mala noticia para las clases populares» y ahora «las fuerzas de izquierda deben abrir una reflexión en profundidad».Según la diputada abertzale, esa debacle no se ha producido por un problema de comunicación, como parece defender el PSOE, sino que «el problema fundamental es que la gente no percibe las medidas sociales que está aprobando el gobierno, pese a que algunas son beneficiosas».

Hoja de ruta

Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha exigido al Gobierno de coalición que, tras el resultado de las elecciones andaluzas, diseñe una «hoja de ruta clara» con instrumentos para cumplir de aquí al final de la legislatura los compromisos que adquirió con sus aliados «nacionalistas» porque, a su juicio, si no lo hace «lo va a tener todavía más complicado».

Preguntado por la cuestión de la falta de rentabilidad de las medidas sociales y del posible giro a la derecha, el portavoz socialista en la Cámabra baja, Héctor Gómez, ha defendido que «el Gobierno de España va a seguir implementando medidas progresitas, que priorizan las necesidades del Estado».