Santiago Abascal, durante un mitin en Madrid este domingo. / EFE

Abascal ahonda la ruptura con el PP y exhibe su ideario más duro

Vox presenta en un multitudinario mitin en Madrid su Agenda España en contraposición a la Agenda 2030

M. A. A. Madrid

Los puentes entre Vox y el PP vuelven a estar quemados. Esta vez, sin moción de censura a Pedro Sánchez de por medio, el trofeo que separa a ambos partidos es mayor: la pugna por la hegemonía del espacio de la derecha. Con ese objetivo, Santiago Abascal insistó este domingo durante un multitudinario mitin en Madrid ante más de 20.000 simpatizantes en atacar al líder de los populares, Pablo Casado, al que relegó a «burdo relevo» del PSOE «con la misma ideología progre».

El líder de Vox también advirtió a Casado de que no cuente con el apoyo seguro de Vox. «Igual se encuentra obligado a votarnos a nosotros», afirmó, deslizando que la alternativa para gobernar tras las próximas generales podría ser un acuerdo del PP con el PSOEpara «apuntalar la degradación institucional».

De esta forma se clausuraba 'Viva 21', un evento que ha centrado las energías de Vox durante todo el fin de semana y que sirvió también para presentar la Agenda España, una suerte de propuestas enfrentadas a la Agenda 2030 –que tachan de «agenda de comunistas, socialistas, progres y flojos»– y sirve a los de Abascal para iniciar una precampaña electoral en la que pretenden exhibir su ideario más duro.

Soberanía, patria, familia, tradición, unidad... Son algunos de los 20 puntos un documento en e que cargan contra el estado autonómico, «enemigo de la rica diversidad de España», como recoge texto. También contra los «sindicatos subvencionados y los privilegios de la patronal», en un apartado en el que piden la subida de los salarios, «especialmente de los más bajos», a costa de una reducción de los impuestos a las empresas.

La Agenda España exige la derogación de la Ley de Violencia de Género, de los cuerpos policiales autonómicos y la ilegalización de los partidos, asociaciones y ONG «que persigan la destrucción de la unidad territorial de la nación».