La Policía Nacional desmantela una organización que fabricaba drones y semisumergibles capaces de cruzar el Estrecho con droga.

Es la primera vez en la que se intervienen este tipo de vehículos acuáticos sin tripulación a bordo, que debían ser entregados a narcotraficantes franceses para el transporte de importantes cantidades de cocaína.