La pesca fantasma siembra de trampas nuestros mares

ATLAS ESPAÑA

Enredada en un amasijo de cordajes la tortuga lucha, sin éxito, por zafarse. Es víctima de la basura que genera la pesca fantasma."Pesca fantasma es todo arte de pesca perdido o abandonado", explica Ricardo Sagarminaga, fundador de la ONG Alnitak. Esas artes abandonadas en el mar suponen el 70 por ciento de la basura que contamina los mares. Los activistas, en su navegación de recogida y denuncia, recogen redes ilegales, palangres de gran tamaño pero también un gran número de unos artefactos compuestos por cordajes y botellas que resultan especialmente peligrosos. Sagarminaga nos cuenta que sirven para un tipo de pesca de supervivencia que utilizan los refugiados en el norte de Africa. Pero esas artes, una vez utilizadas, quedan a la deriva y llegan por ejemplo a aguas de Baleares, atrapando sobre todo tortugas. Por eso hacen un llamamiento a quienes surcan los mares, pescadores y navegantes a los que piden dar a viso en caso de avistar estos artefactos, para lierar adecuadamente a los animales que quedan atrapados y para retirar de los mares esas trampas a veces mortíferas.Otro problema cada vez más visible son los plásticos y microplásticos que están llegando a las costas de Tenerife. Antes limpias y ahora una prueba más de la basura, cada vez más abundante en nuestros océanos