Los partidos políticos calientan motores ante su choque electoral en Andalucía