Palencia y Benidorm guardan silencio por las últimas muertes de violencia de género