La oposición acusa al Govern de practicar una «purga» ideológica en los Mossos

Interior ha relevado los mandos que investigaban casos de corrupción de dirigentes independentistas

CRISTIAN REINO Barcelona

Aprovechando el cese del mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, el Departamento de Interior de la Generalitat ha llevado a cabo una renovación profunda de la cúpula de la Policía autonómica, que ha levantado sospechas entre los sindicatos policiales y los grupos de la oposición, que hablan de «purga política» para hacerse con el «control» del cuerpo por parte de los partidos del Ejecutivo catalán. Especialmente en la unidad de la lucha anticorrupción, que investigó a dirigentes nacionalistas como la presidenta de la Cámara catalana, Laura Borràs, y el exconsejero de Interior, Miquel Buch. El cambio más controvertido y el que ha disparado las especulaciones de intento de politización del cuerpo es el de Toni Rodríguez. Rodríguez lideró investigaciones de corrupción que afectaban a Buch y Borràs. Su sustituto, según ha anunciado este martes el Govern, será Ramón Chacón. La salida de Toni Rodríguez fue uno de los primeros cambios anunciados tras el relevo de Josep Maria Estela al frente de los Mossos, en parte de Trapero.

El primer secretario del PSC, Salvador Illa, ha pedido este martes explicaciones al Govern. «Con todo el respeto pero con toda la claridad, todo parece una purga», ha afirmado en RTVE. «Informaciones periodísticas dicen que se han borrado correos electrónicos y que hay interferencia política en investigaciones», ha apuntado. En la misma línea, Carlos Carrizosa, de Ciudadanos, ha reclamado la comparecencia del consejero en la Cámara catalana. El Gobierno catalán ha justificado este martes los cambios la cúpula policial en el intento de abrir una nueva etapa en el cuerpo y aumentar el número de mujeres en la dirección de los Mossos. «La justificación de la feminización de los mandos es insuficiente, habida cuenta de las cuestiones capitales que rodean estos cambios y que afectan a la investigación de corrupción, por ejemplo la purga del encargado de la investigación de asuntos que afectaban a Miquel Buch o a Laura Borràs», según Carrizosa. Para Ciudadanos, se trata de un «intento por parte del Govern de hacerse definitivamente con el control de los Mossos y de servirse de ellos como una policía política para sus propios fines».

Cs exige crear una comisión de investigación sobre la «purga» en los Mossos. También la CUP cree necesaria la comparecencia del consejero Elena. «Cuando alguien que aparentemente merecía ser premiado por su esfuerzo y su labor en favor del conjunto de la ciudadanía es supuestamente castigado, entendemos que es una situación que se merece una comparecencia pública y que no la podemos seguir postergando», han señalado los comunes sobre el relevo de Toni Rodríguez. «Si no es un castigo, realmente se parece bastante, y si no es un castigo el conseller podrá dar las razones fundamentadas de esta decisión», ha rematado.