Multitudinario funeral en Íllora para despedir al joven asesinado en las fiestas patronales

ATLAS ESPAÑA

La policía le abre el camino al coche fúnebre acompañado de una multitud desconsolada, que llena las estrechas calles de Íllora, en las que solo se oyen los llantos de familiares y amigos de Juan que transportan su féretro hasta la entrada de la iglesia. A la salida suenan los aplausos, en un municipio en el que agentes de la Guardia Civil siguen desplegados para evitar una nueva rebelión de sus vecinos, que tras el crimen acudieron hasta la casa del detenido para descargar la rabia. Golpeando puertas, lanzando piedras contra las ventanas, volcando un coche e incendiando pertenencias del presunto asesino. La sublevación del pueblo dejó una noche de numerosos destrozos. El chico de veintitrés años al que buscaban como responsable de la muerte de Juan se ha entregado en la comandancia de Granada. Atacó, tras una pelea, a la víctima cuando regresaba a casa junto a su novia. Una agresión que ni siquiera le permitió llegar con vida al hospital.-Redacción-